Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Estrategias Poker | Técnicas de Poker

Subiendo la apuesta desde las últimas posiciones

Imprimir
Compartir esto
Estás jugando un torneo de poker y todos se descartan hasta ti en la posición de button. Los dos jugadores en las ciegas son tight y se supone que tú vas a revirar con cualesquiera dos cartas. Sin embargo, miras tus cartas y ves un 7-2 de distintos palos y decides no ir. Te descartas, la ciega pequeña hace lo mismo, y la ciega grande da vuelta tímidamente un 4-2 de distintos palos y se lleva el bote. Te maldices por lo bajo sabiendo que si hubieses tenido las agallas suficientes para subir la apuesta te hubieras llevado las ciegas y los antes. Un día después, estás jugando otro torneo y nuevamente todos se descartan y tú eres el button. Posees un Q-9 del mismo palo pero el jugador que es ciega grande, es muy loose y agresivo. Eso no te molesta, y recuerdas el error del día anterior. Subes tu apuesta y la ciega grande arremete yéndose al all-in. Te descartas y la ciega grande sonríe abiertamente mostrándote su par en mano de 2-2.

Subir la apuesta si ocupas las últimas posiciones (las últimas dos, es decir, button o cutoff) cuando eres el primero en hablar, es casi cantado. Sin embargo, demasiados jugadores lo hacen ciegamente sin considerar las situaciones adecuadas en las que deberían subir la apuesta ni las situaciones en las cuales deberían descartarse. Éste artículo repasará dichas situaciones y te dará una idea de cuando y cómo subir la apuesta ocupando las últimas posiciones.

Los factores

Hay múltiples factores que debes tener en cuenta cuando subes la apuesta siendo el primero en hablar. Estos factores suelen combinarse para definir un escenario que determina si deberías o no subir la apuesta. Algunas veces, sabiendo que alguno de los factores prevalece, será suficiente. Pero la mayoría de las veces deberás manejar y entender a todos los otros factores si quieres tener éxito. Estos son, en orden, los siguientes:

• La probabilidad de que todos tus oponentes se descarten
• La probabilidad de que si tu oponente no se descartó, puedas ganar el bote post-flop
• La cantidad de fichas tuyas y de tus oponentes en relación a las ciegas
• La fortaleza de tu mano

La probabilidad de que todos tus oponentes se descarten

Éste es el factor más importante ya que sin oponentes que se descarten, deberás necesitar una buena mano o bien deberás saber que eres capaz de arrebatarles el bote post-flop. ¿Cómo saber si un jugador descartará sus ciegas? Obsérvalos desde el momento que empieces a jugar con ellos y deberías ser capaz de descubrirlo. He aquí algunos signos que delatan si un jugador se descartará sus ciegas sin oponer demasiada resistencia:

• Se descarta su ciega grande ante una suba mínima de la apuesta
• Se descarta su ciega chica en cualquier bote con múltiples limpers (jugadores que pagaron la ciega grande)
• Ha mostrado tendencias de juego tight en otras posiciones o en otras situaciones (por ejemplo, dijo que se descartó pre-flop 7-7 una vez que vio caer otro 7 en el flop)
• Juega pocas manos y cuando lo hace, casi siempre sube la apuesta (lo que quiere decir que su espectro de manos jugables es reducido)

La probabilidad de que si tu oponente no se descartó, puedas ganar el bote postflop

Mucha gente se rehúsa a descartar sus ciegas grandes sin importar que cartas posean. Es como si sintieran que tienen dinero puesto en el bote y poseen, por lo tanto, el derecho a ver que trae el flop. Típicamente, estos jugadores sólo actuarán post-flop si acertaron algo. Estos son los mejores jugadores con los cuales enfrentarse ya que no sólo te llevarás las ciegas y los antes, sino que además obtendrás todas las fichas adicionales que pongan en el bote en la acción pre-flop. Posees el beneficio adicional de la posición, por lo que post-flop podrás actuar en base a sus acciones. Si pasan, podrás apostar sin dudar y, en general, llevarte el bote.

Los siguientes son signos de estar ante la presencia de este tipo de jugador:

• Ha pagado siempre que alguien haya realizado una suba de pequeña a mediana de sus ciegas
• Pagó siempre un re-raise tras haber igualado o subido previamente la ciega
• Ha mostrado tendencia a pasar o descartarse cuando no le gustó su mano
• Ha mostrado tendencia a pasar o pagar y/o apostar/subir cuando le gustó su mano

La cantidad de fichas tuyas y de tus oponentes en relación a las ciegas

Éste factor suele ser pasado por alto al momento de decidir si subir la apuesta o no siendo el primero en hablar. Si un jugador está tan corto de fichas que, probablemente, pagará o se moverá all-in sin importar que cartas tenga, entonces subirle la apuesta con cualquier combinación de cartas en la posición de button quizás no sería una buena idea. Sin embargo, sí lo es subir con manos como Q-J o par en mano de 6-6 ya que sabes que no tendrás que tomar ninguna decisión post-flop ya que todas las fichas se apostarán pre-flop. Un ejemplo sería que el jugador en la ciega grande tuviera 3.000 en fichas luego de pagarla, estando las mismas en 1.000/2.000. Probablemente, en este caso, pague cualquier suba que realices.

En el rango opuesto, si un jugador posee tantas fichas que pagar una suba estándar representa un pequeño porcentaje de sus fichas, deberás proceder con cautela. Por ejemplo, si las ciegas están en 1.000/2.000 y el jugador en la ciega grande tiene 200.000 en fichas, entonces subir la apuesta con un 7-5 de diferentes palos probablemente no sea una buena idea. La cantidad de fichas ideal que se debería buscar para atacar es la de un jugador que posea suficiente de ellas como para sobrevivir si decide descartar su ciega pero no tantas que le permitan pagar una suba y que ello no le signifique una porción importante de sus fichas. En general, sería el caso de un jugador que tiene entre 10 y 20 ciegas grandes.

Además de las fichas de tu oponente, deberás tener en cuenta también las propias. Si tienes en fichas menos de 10 veces la ciega grande y eres el primero en hablar, deberías considerar moverte all-in sin importar cuales sean tus cartas, a menos que la ciega sea demasiado elevada o tu oponente sea del tipo que es altamente probable que te pague. Recolectar antes y ciegas en ésta etapa es crucial para tu supervivencia en el torneo y, la mayoría de las veces, si el jugador en las ciegas es del tipo que las descarta, ésta será una situación ideal para recolectar las tan necesarias fichas. Si posees entre 10 y 20 veces la ciega grande, deberás ser cuidadoso cuando realices una suba siendo el primero en hablar. No tienes suficientes fichas para descartarte si, a su vez, suben tu apuesta o te apuestan post-flop por lo que, en general, si decides participar de un bote con esa cantidad de fichas, deberás estar dispuesto a seguir con tu mano hasta el final si la otra persona decide testearte. Por encima de 20 ciegas grandes, tienes una amplia gama de opciones posibles y deberías proceder como lo harías normalmente.

La fortaleza de tu mano

Comprender todos los factores antes mencionados te ayudará a tomar las decisiones correctas al momento de subir la apuesta siendo el primero en hablar, sin embargo, la fortaleza de tu mano puede hacer mutar a los otros factores. Si tienes ases, reyes o reinas, no importa cuantas fichas tengas, cuantas tenga tu oponente o si tu oponente va a pagar o no. Vas a subir la apuesta y, la mayoría de las veces, vas a volver a subir en respuesta a un raise. Éstas decisiones son fáciles, pero otras no están tan claras. La siguiente es una guía de manos sugeridas con las que deberías revirar las ciegas, pagar un raise del rival o volver a subir desde las últimas posiciones en diferentes situaciones. Éstas sugerencias se corresponden a situaciones normales en las cuales las cantidades de fichas poseídas no entran en consideración (lo que quiere decir que pagar un raise no implica una porción significativa de tus fichas) y las subas realizadas son de tamaño normal.

Jugador tight en la posición de ciega grande:

Apostar – con cualquier combinación de cartas
Pagar un raise – con pares pequeños menores o iguales a 10, y con A-Q, A-J y A-10
Subir un raise – con par de J-J o superior y con A-K

Jugador defensivo que se descartará post-flop en la posición de ciega grande O jugador normal con igual o menor cantidad de fichas que tú:

Apostar – con cualquier par de cartas consecutivas, pares, ases o manos en que ambas cartas sean 10 o mayores
Pagar un raise – con pares pequeños menores o iguales a 7, y con A-J, A-10, K-Q, K-J
Subir un raise – con pares de 8-8 o superior y con A-K, A-Q

Jugador agresivo que pagará o revirará con un amplio espectro de manos O jugador de bueno a excelente que entiende bien el concepto de posición:

Apostar – con cualquier par, ases con buen kicker (de A-10 a A-K), manos en que ambas cartas sean 10 o mayores
Pagar un raise – nunca. Si juegas contra alguien así, en esta situación deberías o bien descartarte o, en su defecto, revirar.
Subir un raise – con cualquier mano con la que habrías de apostar en primer término.

Subir o no subir, esa es la cuestión

Las sugerencias de arriba fueron justamente eso, sugerencias. El poker es un juego muy situacional y los primeros tres factores te ayudarán, más que ninguna otra cosa, a decidir con que clase de manos apostar, pagar un raise o subir un raise. Antes de subir ciegamente la apuesta o descartar tu mano, examina la situación y determina cuál es el mejor curso de acción. Sólo por el hecho de tener 7-2 de distintos palos no significa que deberías descartarte, ni tampoco sólo por el hecho de tener Q-J del mismo palo significa que deberías subir la apuesta. La clave de cómo jugar correctamente en las últimas posiciones es entender quiénes son tus oponentes y cuáles son sus respectivas tendencias.