Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Estrategias Poker | Técnicas de Poker

SNG Poker: Estrategia para Torneos Turbo de 180 jugadores (II/II)

Imprimir
Compartir esto
Habiendo alcanzado la “plata”: Bien, en éste punto habrá varios jugadores que empezarán a tirar “all-ins” siendo que la paga por acabar en el 18° puesto es la misma que por finalizar décimo. Es correcto que lo hagan. Si tienes una pila lo suficientemente grande, págales.

Considero que en éste punto deberías elevar tú nivel de agresión aún más. De hecho, no sólo comienzo a revirar más a menudo, sino que además le pago a quienes poseen pilas pequeñas con manos no muy espectaculares. En efecto, todos los jugadores de la mesa quienes pretenden llegar a la mesa final, básicamente esperan que logre eliminar a las pilas pequeñas (incluso a algunas medianas) o bien que sea yo el eliminado para que luego de mi partida puedan comentar: “Oh Dios mío, que idiota, me alegra que haya quedado fuera, ahora juguemos verdadero poker”. Patético.

Nuevamente, algunas veces no podrás salirte con la tuya. Deberás juzgar por ti mismo. Lo que se dice “escoger los momentos oportunos”.

Mesa final: Ya sea que poseas o no la pila más grande, éste es el momento en el cual se decide si ganarás el torneo, en mi opinión. Siendo optimistas, habremos logrado construir una importante pila, pero también es posible que no hayamos podido ganar algunas de nuestras manos previas a alcanzar la mesa final y que estemos cortos en fichas. Como sea, si nuestro “M” es 5 o menos la decisión es fácil… mover el resto de nuestras fichas hacia el centro de la mesa.

En cambio, si estamos por encima de ese valor, es conveniente bajar un poco el ritmo. Recuerda que antes de haber alcanzado la mesa final estábamos jugando en 2 mesas contra 12, 11 o 10 adversarios y por ende revirábamos con un amplio margen de cartas. En cambio ahora, ocupamos una mesa completa y podemos observar y determinar cómo juegan nuestros adversarios, lo que nos permitirá planificar ajustes en nuestro juego de manera dinámica. Estos ajusten deberán basarse en el tamaño de nuestra pila, el nivel de las ciegas, los tamaños de las pilas de aquellos ubicados a nuestra izquierda y en cualquier otra cosa de importancia que detectemos respecto de nuestros compañeros de mesa.

Cuando queden unas 7 personas, ya habremos robado una cuantas ciegas/antes y también unos cuantos botes, no obstante lo cual, deberemos elevar el nivel de agresividad. Con cada nueva eliminación, aumentaremos aún más la agresividad.

Cuando queden 5 personas, apostaremos primero con cualesquiera dos cartas, siempre que sea posible. Básicamente se trata de eso… y si poseemos una buena pila y alguien más también, puede que acabemos viendo varios flops.

Además, si el resto de la mesa SABE que apuesto teniendo cualesquiera dos cartas y me reviran por ello, entonces reajusto mi estrategia. Sin embargo, no la reajustaré a causa de un solo revire… si mis oponentes quieren hacerme saber no me saldré con la mía teniendo cualquier par de cartas, deberán revirarme más de una vez.

Y de manera más específica… es importante determinar en cada instante del torneo cual sería la “fold equity”. Por ejemplo, algunas personas no tienen especial estima por sus ciegas ya que saben que robarán las de otras. En cambio, otros jugadores las defenderán con cualquier par de cartas. Deberás saber quién es quién.

A medida que nos acerquemos al heads-up, sólo será cuestión de ser más “loose” al momento de revirar. En mi opinión, al alcanzar el heads-up deberás ser, literalmente, un “maniac” (maníaco, jugador que revira constantemente). Nada de hacer “limp”. Se trata de “raise” o “fold” (y rara vez harás esto último). La mayoría de nuestros oponentes en los heads-ups son débiles o “tight” por alguna razón. Hacen muchos “limps” o se descartan. Finalmente, acaban pagándote un “all-in” con una mano no demasiado buena siendo derrotados. Lamentable de su parte.

*****
Nota del editor: La presente es la segunda de dos partes de las que consta el artículo.