Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Estrategias Poker | Técnicas de Poker

Torneos Poker: Asignando Clases (Parte 2)

Imprimir
Compartir esto

En la última parte , clasifiqué a los diferentes jugadores de mi mesa. He aquí un repaso de cuáles eran dichos tipos:

Asiento 1 = Weak.
Asiento 3 = Una combinación entre Calling Station y Maniac. Aunque parecía estar más cómodo con un revire que pagando, así que me inclinaría por la segunda opción.

Asiento 4 = Calling Station.
Asiento 5 = Rock.
Asiento 6 = Rock.
Asiento 7 = Maniac.
Asiento 8 = Calling Station.
Asiento 9 = Está más cercano a ser Rock, por eso me inclino por dicha clasificación.

Ahora voy a mostrarles tres manos de ejemplo que jugué utilizando esta información.

Mano #1

Las ciegas estaban en 25/50 y el jugador 4 (2.200 en fichas) igualó el monto desde una posición temprana. El jugador 7 (3.500 en fichas) apostó 200 y el jugador 8 (2.650 fichas) pagó. Yo tenía 8-7 de diamantes y 3.450 fichas en la posición de ciega grande y elegí pagar también, sabiendo que me enfrentaba a lo que parecían ser dos Calling Station y un Maniac/LAG; obteniendo definitivamente un valor especulativo.

El jugador 4 también pagó, por lo que el bote estaba en 825. El flop fue perfecto para mí, siendo 10-9-6 con dos diamantes. Sabiendo que probablemente el jugador 7 habría de apostar, pasé. El jugador 4 pasó también y, como era previsible, el jugador 7 apostó 500. El jugador 8 pagó. Eso trastocó mis planes. Pensaba originalmente en pasar y luego revirar, pero con un jugador Calling Station como el 8, no quise asustarlo. Podría tener un diez débil o quizás una mano como 10-8 que le daba un proyecto también. También existía la posibilidad de que formara un color mayor, pero era un riesgo que estaba dispuesto a correr. Para mi gran sorpresa (y beneplácito), el jugador 4 también pagó. En ese momento el bote estaba en 2.825. Yo poseía 2.750 fichas restantes por lo que no tenía demasiado espacio para maniobrar.

El turn arrojó un tres negro. Esta vez decidí no pasar. Mi razonamiento fue simple. No quería darles a mis oponentes la posibilidad de ver una carta gratis y quería hacer que el bote fuera lo suficientemente grande como para que las probabilidades implícitas me “obligaran” a apostar todas las fichas que me quedaran en el river (sin importar que carta saliera en el river, yo debería hacer esto). De todos modos, no quería apostar demasiado y asustarlos a todos por lo que me fijé en sus pilones de fichas para determinar el monto de mi apuesta (veremos a futuro el cálculo del monto a apostar y la dinámica de los pilones de fichas con mayor detalle). Al jugador 4 le quedaban 1.500 fichas; al jugador 7, 2.800; y al jugador 8, 1.950. Quería que la apuesta fuera menor a la mitad de mi pilón, pero que también les diera a mis oponentes la creencia de que podrían pagar y jugar aunque no les saliera la carta que buscaban en el river. Para mí, esa cantidad están en el umbral de las 15 ciegas grandes o 750 en fichas. Por lo tanto, aposté 750. Al hacerlo me quedé con 2.000 fichas. El jugador 4 se descartó, así como también el jugador 7. Aparentemente, estaba dispuesto a admitir que habiendo sido pagado por tres jugadores, estaba siendo derrotado. De todos modos, el jugador 8 pagó, quedándose con 1.200 fichas.

El river fue un rey de corazones. Esta carta no cambió nada. Sabía que me enfrentaba a un jugador calling station que había pagado apuestas en el flop y en el turn. Si no le hubiese salido el diamante para formar color, seguramente se descartaría ante cualquier apuesta realizada en el river. Si alguna de sus cartas coincidiese con alguna de la mesa, probablemente estaría dispuesto a apostar todas sus fichas. Así es como apuestan (de hecho, aposté 2.000 all-in sumándolo a los 4.325 del bote ya que pensé que apostar la cantidad exacta que le quedaba delataría que tan fuerte era mi mano y por lo tanto aquella apuesta tenía más probabilidades de ser pagada) y como pagan. ¿Su mano? 10-7 de diferentes palos.

¿La lección aprendida de esta mano? Al prestar atención a quiénes participaban de la mano y a cuál era su clasificación respectiva, fui capaz de acumular más fichas. Hubiese sido más fácil apostar muy fuerte en el flop y si lo hubiese hecho, tal vez alguien me hubiese pagado pero lo más probable es que se hubiesen descartado todos, incluso el jugador calling station con 10-7. Una clave del éxito en los torneos de póquer, es obtener la mayor cantidad posible de fichas cuando posees manos muy fuertes.

Mano #2

Esta es corta y deliciosa. Abrí el juego desde el “under the gun” subiendo a 125 con par en mano de Q-Q siendo las ciegas de 25/50 y teniendo 6.025 en fichas. El jugador 5 subió a su vez mi apuesta a 500, quedándose con 1.200 fichas. El jugador 6 apostó all-in sus últimas 1.300 fichas. No es usual que descarte un par de Q-Q pre-flop en un torneo de baja inscripción, pero los jugadores 5 y 6 estaban clasificados como “rocas”, lo que significa que rara vez apuestan y que rara vez juegan una mano. Eso fue suficiente para convencerme de que al menos uno de ellos me estaba ganando. Me descarté y el jugador 5 pagó. El jugador 5 tenía A-K, y el jugador 6 tenía K-K, y fue éste último quien prevaleció. Me ahorré 1.200 fichas.

Mano #3

La explicación de esta mano es bastante directa también, pero vuelve a demostrar el valor de la observación de jugadores. Se fueron descartando todos hasta llegar a la ciega pequeña, era el jugador 1 con 3.200 en fichas en una instancia con ciegas de 50/100. Él subió la apuesta a 300 y pagué desde la ciega grande con {9-Hearts}-{5-Hearts}. ¿Por qué pagué con una mano tan pobre? Porque mi observación/clasificación me decía que mi oponente era weak (débil). Esto significa que no apostará a menos que tenga algo por lo que es un candidato ideal para sacar provecho de la posición robándole el bote en la acción post-flop. El flop resultó ser 8-4-2; perfecto para mí, ya que no podría haber ayudado en nada a mi oponente. Él pasa y yo apuesto la mitad del bote, 300, por lo que se descarta rápidamente. Pan comido.

Lo que les estoy mostrando con estos ejemplos es cómo pueden aplicar la clasificación de jugadores para maximizar el número de fichas cuando ganan y tienen una mano fuerte, cómo minimizar el número de fichas que pierden, y cómo ganar botes no teniendo nada. No siempre va a resultar tan fácil. Habrá veces en las cuales aunque hagas una lectura precisa de un jugador, ligará una mano o tendrá suerte (por ejemplo, tienes a un idiota loose-agresivo que te sube cada vez que eres ciega grande. Vuelve a hacerlo una vez más, te fijas en tus cartas y tienes A-8 y consideras que es el momento oportuno para plantártele. Te paga y muestra A-9 por lo que tu participación en el torneo esta terminada). No hay mucho que puedas hacer en situaciones como esa. Mientras tomes buenas decisiones en base a la información que posees, en el largo plazo estarás bastante arriba del resto. ¿No he mencionado aún que el póquer de torneos se basa en el largo plazo? Si no lo he hecho, seguramente lo haré al menos otras 20 veces antes de concluir.

Ahora quiero concluir con esta tarea. Estoy seguro que muchos de ustedes habrán tenido dificultades con la tarea y si han llegada hasta acá, mis felicitaciones. Como dije al principio, esta tarea no es una ciencia exacta. Lo que se esperaba que hicieran con la tarea era evaluar las reacciones de la gente a las apuestas y a las subas de apuestas clasificando su estilo de juego en base a esto. Siendo estrictos como la tarea los forzaba a ser, descubrieron la verdadera naturaleza de la mayoría de los jugadores. Los jugadores débiles van a descartarse o a pagar para luego descartarse. Las “rocas” van a descartarse a menos que tengan manos fuertes y si es así, van a subir la apuesta y sólo continuarán jugando si mejoran su juego o siguen poseyendo la mejor mano. Los jugadores tight-agresivos buscarán sacar el mayor provecho utilizando la posición, pero no arriesgarán tontamente todas sus fichas antes de estar seguros de estar ganando (o tienen una buena razón para creerlo). Los que pagan siempre… simplemente van a pagar, pagar, y pagar si tienen algo. Y los jugadores loose-agresivos… jugarán contigo desde el principio y se involucrarán en una guerra de subas hasta que uno de los dos quede afuera.

Por lo que subiendo las apuestas y volviendo a subirlas y compilando los jugadores y sus respectivas reacciones, obtuvieron una idea general (aunque no perfecta) de cómo jugaban sus oponentes y pudieron usar esto para su mejor provecho. Sin embargo, en el “mundo real”, sería estúpido subir la apuesta y/o subir ante una suba durante diez manos consecutivas. Quebrarán la mayoría de las veces. ¿Cómo utilizarás esta tarea para que te sea beneficiosa?

A partir de ahora, podrás observar las reacciones de los jugadores a las apuestas/subidas iniciales de parte de otros jugadores aparte de ti y podrás ser capaz de clasificar en tu cabeza a los jugadores según su tipo. ESO es lo que se suponía que la tarea debía hacer por ustedes (además de darles algunas pautas sobre como jugarles a los diferentes tipos). Esperemos que los ayude a hacerlo aunque sea un poco. A continuación, nos meteremos dentro de la mente de los diferentes tipos de jugadores buscando descifrar como y por que piensan de la manera en que lo hacen.