Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Estrategias Poker | Técnicas de Poker

Torneos Poker: Cómo Administrar el Presupuesto

Imprimir
Compartir esto
Como mencioné en el capítulo anterior, cunado llega el momento de decidir que torneo jugar, el factor más importante a tener en cuenta es el impacto que aquel tendrá sobre nuestro presupuesto. La mayor caída de los jugadores profesionales se da cuando no saben administrar su dinero. Juegan en torneos con inscripciones que están por encima de sus posibilidades y, antes de siquiera darse cuenta, están quebrados y se encuentran mendigándole dinero para pagar nuevas inscripciones a quien quiera escucharlos. Es importante que hagas un alto y le des una mirada realista a tu presupuesto, de modo que puedas planificar en concordancia con el mismo. Voy a explicarte paso a paso como hacer esto.

Determinando tu presupuesto

Lo primero que debes hacer es determinar cuanto dinero tienes para jugar torneos de póquer. Este dinero no debe ser aquel asignado para pagar cuentas, partidas por dinero o cualquier otra cosa. Debe ser dinero que estás dispuesto a perder, ya que las probabilidades indican que bien podrías perderlo todo. Esto no quiere decir que tu objetivo sea perderlo, obviamente que no, pero debes comprender que existe la posibilidad de que así suceda y tienes que estar preparado para aceptarlo. Al hacer esto, te darás cuenta que juegas tu mejor póquer, ya que no estarás jugando asustado – si ese dinero significa demasiado para ti, es muy probable que no juegues de manera óptima.

Determinando los montos de inscripción de los torneos

Ahora que has determinado tu presupuesto, debes hacer lo mismo con los montos de las inscripciones de los torneos que piensas jugar. Una buena regla general es considerar que se pueden pagar 50-100 inscripciones. Yo prefiero establecerlo en 100 porque se que la varianza es como dicen… una perra… y pienso que 100 torneos es una muestra lo suficientemente grande y manejable. Por ejemplo, si tu presupuesto es de $10.000, podrás participar en 100 torneos de $100. Obviamente, no vas a jugar únicamente torneos de $100 por lo que te sugiero que busques un abanico de torneos que den un promedio de inscripción de $100. Haciendo esto, tendrás la posibilidad de participar de algunos torneos muy importantes manteniéndote dentro de tu rango permitido en base a tu presupuesto. He aquí un ejemplo de lo que te estoy diciendo, usando como base el presupuesto de $10.000:

Torneo #1 - $50+5
Torneo #2 - $200+15
Torneo #3 - $24+2
Torneo #4 - $50+5
Torneo #5 - $100+9
Torneo #6 - $50+5
Torneo #7 - $100+9
Torneo #8 - $69+6
Torneo #9 - $69+6
Torneo #10 - $200+15

Son diez torneos con un monto total de inscripciones de $989 y un promedio de $98.9 por torneo. Sólo por el hecho de jugar torneos de inscripciones bajas como el de $24+2 o el de $50+5, ¿Deberías considerarlos de forma distinta que, por ejemplo, el de $200+15? A menudo hay mucho dinero en juego en algunos torneos en línea de $24+2 cuyo primer premio suele exceder la cifra de $10.000 o aún más.

Si empiezas a perder, no entres en pánico

Debo admitir que no he cumplido esta regla en más de una ocasión y es una lección que he aprendido por las malas. No hay nada más frustrante que no cobrar premio en 15-20 torneos consecutivos y es muy fácil caer en la tentación de jugar un torneo de monto mayor para intentar recuperarlo todo. Probablemente intuyas a que conduce esto. A una espiral descendente. Volvamos con el ejemplo del presupuesto de $10.000. Pongamos que van 20 torneos sin que hayas cobrado premios por lo que ahora tu presupuesto está en $8.000. No estás contento con esta situación al tiempo que están por jugarse un par de torneos de $1.000 de inscripción y en los cuales, de ganar algún premio, recuperarías todas tus pérdidas. Quedas a las puertas del premio en el primero de ellos y, aún más frustrado, te inscribes en el siguiente. Tus ases son reducidos a pedazos por unas reinas y tu presupuesto baja ahora a $6.000. Tu frustración va en aumento por lo que buscas torneos aún más grandes para intentar recuperar los $4.000 que llevas perdidos. De lo siguiente que te das cuenta es que tu presupuesto ha quedado en cero. Si hubieses sido paciente y hubieses seguido jugando óptimamente los torneos de inscripciones menores, es muy probable que hubieses recuperado los $2.000, pero por haber tomado el atajo para recuperar el dinero, lo has perdido todo.

¿Por qué te estoy diciendo esto? Porque habiendo estado dentro del circuito del póquer y entre profesionales de Internet por más de cinco años, veo que es probablemente la causa de las mayores caídas entre los jugadores (a menudo, los jugadores de póquer van al muere para intentar recuperar sus pérdidas, en vez de jugar otro torneo y volver a empezar). El póquer es un juego de control… contrólate con tu dinero y al final serás recompensado. Si empiezas a ganar…

Otro problema frecuente es manejarse luego de una gran victoria. Muchos jugadores se comportan como si hubiesen ganado la lotería y empiezan a jugar diferente. Imagínate que tienes el presupuesto de $10.000, que has jugado el Sunday Million de PokerStars y que has finalizado en 8vo lugar con un premio de $20.000. Miras en tu cronograma y ves a los torneos de $24+2 de Full Tilt que tenías apuntados para esta semana pensando que esos torneos son una pérdida de tiempo. Decides hacer las maletas y viajas para participar del próximo gran evento del WPT. Vas a Las Vegas por dos semanas. Los pasajes, el alojamiento y los gastos varios te cuestan unos $3.000. Juegas en los eventos preliminares y no obtienes ninguno de siete por lo que pierdes otros $10.000. Decides probar suerte en el Evento Principal y sueltas otros $10.000 para pagar la inscripción y tampoco logras cobrar premio. Has perdido los $20.000 que habías ganado en su totalidad y, en verdad, tu presupuesto se ha reducido en $3.000 debido a los gastos del viaje.

Con esto no quiero decir que no deberías moverte a torneos de inscripciones más costosas, pero lo que sí debes hacer es un alto y revisar todos los pasos cuidadosamente. Si has sumado $20.000 a tu presupuesto, deberás determinar cuanto quedará allí y cuanto destinarás a “diversión”. No hay nada de malo en tomar algo de dinero del presupuesto para disfrutar luego de una buena victoria. De hecho, yo usualmente retiro un 25% de mis ganancias mensuales para eso.

Probando suerte

Luego de haberte dado la lata, quiero agregar que está bien probar suerte en el WPT o en un evento de la WSOP si te está yendo bien. Supongamos que ganas $50.000 en un torneo en línea y que ha sido tu sueño desde pequeño jugar en el Evento Principal de la WSOP. Toma $10.000 y cúmplelo. No me opongo a ello. Ese dinero proviene de las ganancias y estás en tu derecho de hacer con él lo que quieras. Lo que sí, se inteligente en el manejo del resto de tu presupuesto y continúa jugando con él del mismo modo en que lo venías haciendo.

Conclusión


Los jugadores más exitosos… aquellos que más duran en el mundo del póquer son los que manejan apropiadamente su dinero. Eres inteligente mientras estás en una mesa jugando póquer, se, del mismo modo, inteligente cuando se trate de administrar el dinero ganado.