Estrategias Poker | Técnicas de Poker

Estrategia en torneos Sit & Go

Imprimir
Compartir esto
340x223-img4631f267b6bd0.png
340x223-img4631f267b6bd0.png

Un torneo Sit & Go (SNG) es generalmente un torneo de una sola mesa con horario de comienzo indefinido. Cuando se registra un predeterminado número de personas, empieza. Dicha cantidad es dispuesta por la sala y el tipo de juego. La mayoría ofrecen mesas de 9 o 10 personas, salvo las variantes de Stud que son típicamente para 8 jugadores. Los límites van desde un dólar hasta cientos, pero este artículo hace hincapié en los límites más bajos, en mesas de No Limit Hold ‘em con entradas de $5 y $10. Aunque también hay disponibles SNG Multi-table (de múltiples mesas), no cubriremos en esta oportunidad esa opción.

Este formato de juego tiene varias ventajas: la posibilidad de jugar un torneo sin que nos lleve horas hacerlo, la oportunidad de perfeccionar nuestras habilidades en short handed (6 o menos personas en juego) y late tournament (recta final de un torneo), además de la emoción de jugar un torneo con poco en riesgo dado los bajos montos en juego.

Normalmente, en los torneos SNG se recompensa a los tres finalistas. Llevándose el primero el 50% del total en premios, y el segundo y el tercero lo restante proporcionalmente. Los demás jugadores habrán obtenido experiencia, pero no dinero. Por eso, nuestro principal objetivo será terminar entre los tres primeros. Alcanzándolo, nos garantizamos dinero, y seremos más libres de correr riesgos para ganar.

La estrategia presentada en este artículo está dividida según los niveles de las blinds (ciegas). Así que uno deberá adaptar su estilo de juego a la creciente estructura de blinds de cualquier torneo. Se debe ser incluso más flexible ya que no sólo debemos adaptarnos a las crecientes blinds, sino también al decreciente número de jugadores en la mesa. No es como un torneo de muchas mesas dónde nuevos jugadores aparecen reemplazando aquellos que perdieron. Aquí la mesa comienza llena, y al cabo de una hora sólo quedarán dos o tres jugadores disputándose el premio mayor. Entonces debemos permanecer concentrados y manteniendo flexible nuestro estilo de juego.

Nivel 1-3 (7-10 jugadores) - Usualmente en el primer nivel de blinds al menos un jugador va a ir con todo (all-in) y perder. Y si es una mesa donde los jugadores participan en muchas manos (loose), dos o tres jugadores se van a ir pronto.

La clave en estos niveles es jugar pocas manos. Pero mantenerse agresivo cuando se tienen buenas cartas, y siempre extremadamente conservador en primer momento. Aquí hay que tener especial cuidado de no sobrevaluar nuestra mano, y debemos estar dispuestos retirarnos siempre que suban fuertemente nuestras apuestas. Salvo que tengamos A-A, K-K, Q-Q, A-K, y nada más. En esos casos debemos poner toda la presión que convenga. De lo contrario, es sabio retirarse con otras manos en el acto. Por ejemplo, una de las manos más sobrevaloradas en estas primeras vueltas es A-X del mismo palo o no; no conviene destinar muchas fichas a manos como A-7, A-5, A-J o cualquiera otra para especular. En cambio, si estamos en las últimas posiciones, y no se ha subido la apuesta previamente, podemos ver con manos para especular, como los pares medios y los "suited connectors" (dos cartas consecutivas del mismo palo), pero hay que estar preparado para retirarse ante el primer indicio de fortaleza en nuestros oponentes.

Acumular fichas en estos niveles se convierte en un factor dominante, pero también te convierte en un blanco, y no queremos serlo. Queremos ser un observador silencioso, viendo a todos los demás jugar, viendo sus pilas aumentar y disminuir, y luego verlos irse lentamente. Siempre recordemos que los jugadores que finalizan del cuarto puesto en adelante comparten algo - NADA. Entonces mantengámonos al margen, salvo que tengamos una mano genial y la oportunidad de expulsar un jugador. La meta aquí es sobrevivir.

Nivel 4-6 (3-6 jugadores) - Es vivir en la "burbuja" previa a ganar dinero. Aquí importa la paciencia, porque en estos SNG nuestros oponentes prestan poca atención a nuestra imagen en la mesa y pagarán nuestras mejores manos, sin importarles en cuan pocas manos hayamos participado previamente.

Igual, todavía hay que seguir fuera del meollo de la cuestión. Esquivando los grandes pozos. Y no amargándose cuando roban nuestras blinds, sintiéndonos presionados a defenderlas con manos mediocres. Las blinds son aun relativamente bajas, y si no hemos cometido varios errores, probablemente conservemos una pila de 8-10 veces la big blind, más que suficiente para jugar solidamente en un torneo de una sola mesa.

También, estos son los niveles cuando uno comienza a "apretar el acelerador" y robar algunas blinds. Apostar fuerte desde la última posición es importante, sobre todo con montos fuera del alcance de cualquiera de las blinds, siempre que permanezcamos alejados de disputar pozos monstruosos. Aunque también hay que mantenerse lejos de disputar pozos chicos, pero suficientemente grandes para dejarnos "cojos" si los doblamos. Sí, hay que aprovecharse de cualquier oportunidad de echar un oponente, pero prestando atención si un jugador con pocas fichas va a estar realmente comprometido si subimos su apuesta antes del flop con A-10.

No necesitamos jugar muchas manos. De hecho, cuantas menos juguemos, mejor. Generalmente, yo no juego más del 23% de mis manos (incluyendo las blinds) hasta que no me aseguré ganancia alguna. Así que típicamente no deberíamos entrar si alguien apostó y otro subió su apuesta, salvo que estemos dispuestos a ir con todo, porque ese será frecuentemente el resultado de una mano con tanta acción.

Cuando queden cuatro jugadores, si jugamos solidamente hasta entonces, deberíamos estar segundos o terceros en fichas, enfrentando alguien con una gran pila (cerca del 50% de las fichas en juego) y otro con una pila chica (cerca del 5-8% de las fichas en juego). Así que ahora deberíamos ser capaces de programar correctamente nuestras jugadas para quedarnos con esa pila y acceder al dinero. Una vez que reste un jugador para ganar plata, quien posee la pila más grande comenzará a "matonear" a los demás, así que deberíamos ser cuidadosos. Evitando comprometer muchas fichas con manos mediocres, y esperando la oportunidad de robarle a quien tenga la menor cantidad de fichas, forzándolo a cometer errores. Generalmente, pasan pocas vueltas de cuatro jugadores hasta que estalla la "burbuja" y quedan tres ganadores de dinero. La meta es ser uno de ellos.

Último nivel - 3 jugadores - Ya ganamos plata. La meta fue alcanzada. Ahora es el momento de apretar el acelerador a fondo - nuestra conducta previa parecida a una roca cambiará a una modalidad hiper-agresiva. De parecer Dan Harrington, de repente nos transformaremos en Gus Hansen, tomando a los oponentes por sorpresa. Jugamos para obtener dinero, y lo logramos. Ahora jugaremos para ganar.

Apostar agresivamente antes del flop es la manera de andar aquí. Manos injugables previamente, ahora valen apuestas de cuatro veces la big blind, porque nuestros oponentes no lo esperan. Vamos a mostrar muy pocas manos las primeras vueltas luego que estalle la burbuja, porque si tenemos basura nos retiramos antes del flop, pero con "suited connectors", cualquier par, cualquier As con un acompañante medio (7 o mayor) o del mismo palo, subiremos la apuesta. Pero si alguien nos vuelve a subir, deberíamos retirarnos salvo que tengamos una de las mejores manos. Pero tampoco deberíamos tener miedo de ir con todo, especialmente contra otro jugador con una cantidad media de fichas. Ellos no cambiaron como nosotros, están tratando de subir la escalera del dinero. Nuestra meta es ganar - y punto.

En esta instancia no deberíamos mostrar muchas manos. Queremos que piensen que apostamos con basura cuando tenemos nuts (el mejor juego), y que tenemos nuts cuando en realidad apostamos con basura. Hay que resistir la tentación de mostrar nuestras cartas cuando se retiran, debemos mantener su información tan incompleta como sea posible. La excepción es cuando tenemos brutales "implied titlt odds" (un concepto de los libros de Phil Gordon) que sostiene que si tenemos una buena oportunidad de enfurecer a un rival que juega pocas manos mostrando nuestro bluff, por todos los medios deberemos mostrar nuestro "martillo" (7-2 de distinto palo).

Tampoco sugiero apostar en cada mano, o ir con todo cada vez que tengamos un As. Sólo hablo de ampliar el rango de manos jugables, y presionar con nuestra "basura" tan seguido como lo hacemos con las mejores manos. También deberemos exhibir las decisiones bien tomadas, especialmente cuando nuestros oponentes se cansen de nuestra táctica y nos apuesten con todo. Este es usualmente un buen momento para retirarse y mantenerse rigurosos por algunas manos.

La clave es recordar que en los primeros niveles nos queremos mantener fuera del medio, acumulando algunas fichas para aguantar hasta ganar dinero. Pero una vez que lo hayamos logrado, deberemos "enloquecernos" hasta arrastrar el último pozo, dejando a los oponentes preguntándose a dónde se fue ese liderazgo de 6-1 en fichas.

Nota del editor: Navegue por nuestras Salas de Póquer Online . Busque alguna de su agrado e inscríbase gratis. Juegue con dinero ficticio y participe diariamente en torneos gratuitos. Construya su cuenta de a poco o realice un depósito y aproveche nuestros exclusivos bonos. Podrá ganar cientos o miles de dólares al mes.