Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Estrategias Poker | Poker Profesional

¿Subir o igualar la apuesta preflop? ¿Es A-A la mejor mano? por Ed Miller

Imprimir
Compartir esto
Desde que escribo sobre poker, he escuchado dos preguntas una y otra vez. Primera, ¿es verdaderamente el par en mano de ases la mejor mano? o ¿hay otras manos que sean mejores? Y la segunda, ¿se debe, a veces, igualar el bote o siempre se debería subir la apuesta? Quisiera hacer foco en estas preguntas a lo largo de la columna de hoy.

Alguien me escribió recientemente lo siguiente:

La otra noche estaba jugando una partida en vivo en el casino cuando otro jugador dijo que prefería un 7-6 del mismo palo antes que par en mano de A-A. Dijo que había perdido miles con los ases pero que había ganado buenas cantidades con 7-6 del mismo palo. Le retruqué sugiriéndole que (él) no estaba tomando notas (como sucede habitualmente en el juego online) por lo que no podía probar fehacientemente su aseveración.

Otro amigo mío insiste que “los profesionales dicen que J-10 es mejor mano que par de A-A”. Estoy en total desacuerdo con él, pero él se mantiene inflexible al respecto. Entiendo que en una partida que sea muy deep-stacked, un jugador que juegue su par de A-A muy mal (por ejemplo al revelar preflop el poderío de su mano y luego negándose a descartarla post flop) podría perder dinero contra un buen jugador que tenga posición y un J-10. Sin embargo, ¿acaso éste mal jugador no perdería también con J-10? ¿Qué piensas tú?

Aún suponiendo que teóricamente fuera posible que alguien jugara tan mal su par en mano de A-A y que, por lo tanto, lo haría mejor con J-10 del mismo palo (presumiblemente porque es muchísimo menos probable que haga algo tan horrorosamente estúpido con J-10 del mismo palo), en la práctica dudo muchísimo que exista un jugador así en el mundo.

Incluso, si tal jugador existiera, tendría que jugar casi exclusivamente en partidas en vivo altamente deep-stacked (cantidad de fichas equivalente a 500 o más ciegas grandes) para producir el hecho de jugar peor con par en mano de A-A que con J-10 del mismo palo.

Cualquiera que utilice un software de seguimiento y que tenga más de unos pocos cientos de manos de no-limit online en su base de datos, comprobará que J-10 del mismo palo es absolutamente inferior a A-A. En efecto, me sorprendería ver un muestreo de manos de tamaño decente (digamos de un mes de juego regular) en el cual A-A no ocupara el primer lugar en ganancias. Es, por lejos, la mano más beneficiosa.

Por lo tanto, mi veredicto es que los amigos de mi lector, quienes piensan que cartas consecutivas del mismo palo son mejores que par en mano de A-A, están mal informados.

De todos modos, he notado que los jugadores en vivo suelen tender a jugar ases (en particular) muy mal. Un ejemplo obvio de cómo jugar mal los ases es aferrarse a ellos habiendo una evidencia abrumadora de que están siendo superados. Pero, de hecho, no percibo a este error tan seguido como lo hago con otro tipo de error.

El error más frecuente que observo en los jugadores en vivo es el de jugar los ases de forma demasiado tímida. “O bien ganarás poco con esos ases o perderás un montón”. Ese es el pensamiento. Está completamente equivocado. Créeme, en general gano las veces que tengo ases y también me quedo con la mayoría de los botes all-in que disputo.

Pero cuando “compras” el pensamiento de “ganarás poco o perderás mucho”, se transformará en una profecía autocumplida. Entras en el modo de “prevención de daños” tan pronto como se descubre el flop. No apuestas lo que deberías de acuerdo con el valor de tu mano. No sacas dinero de aquellos jugadores con par más alto o con proyectos. Dejas ver cartas gratis. Haces apuestas cobardes o pasas sin apostar. Permites gratuitamente al resto llegar al momento de mostrar las cartas, en vez realizar la importantísima apuesta de valor en el river.

Pero incluso si tu forma de jugar los ases es totalmente incorrecta, pienso que obtendrás más de ellos que con un J-10 del mismo palo. La mano es, simplemente, mucho más fuerte. Además, la mayoría de los jugadores tiende a subir la apuesta preflop con ases, pero iguala la apuesta con J-10 del mismo palo. Creo que está mas que garantizado que ganarás más teniendo ases.

Esto me lleva al segundo tópico. Hay mucha confusión sobre la decisión de subir la apuesta preflop o sólo igualarla. En la mayoría de mis artículos y vídeos, recomiendo rara vez igualar y, casi siempre, subir la apuesta preflop si nadie lo ha hecho aún. A pesar de ello, en mi libro “No Limit Hold´em: Theory and Practice”, co escrito con David Sklansky, hablamos mucho acerca de las virtudes de igualar la apuesta. ¿Qué otorga?

Hay muy buenas razones para subir la apuesta preflop. Pero en algunas circunstancias, con determinadas cantidades de fichas y de tipos de oponentes, igualar puede ser también muy provechoso. De todos modos, en la mayoría de las situaciones de las partidas por dinero de límites bajos o medianos, creo que se presenta un factor simple que inclina la balanza a favor de subir la apuesta: cuanto más grande sea el bote, más plata podrá ganar un buen jugador.

Es simple. Si eres mejor que tus oponentes, en promedio, ganarás más dinero cuando disputes botes que arrancan en $50 que en botes que lo hacen en $10. Del mismo modo en que ganarás más si hay más plata en la mesa o si las ciegas suben o si los botes en el flop tienden a ser más grandes.

Por supuesto que hay factores de equilibrio. Si las ciegas se hacen demasiado grandes en relación a las cantidades de fichas, tu ventaja relativa se encogerá. Y si aumentas mucho las apuestas preflop con manos no tan buenas, del mismo modo, tu ventaja desaparecerá. Pero en partidas con cantidades de fichas equivalentes a 100 ciegas grandes y oponentes generalmente pasivos, pienso que casi siempre te irá mejor subiendo la apuesta en vez de sólo igualarla, básicamente porque estarás jugando por mucho más dinero.

Por ende, estas son mis respuestas finales a estas dos preguntas comunes. Si, par en mano de A-A es, por lejos, la mejor mano. Si crees que puedes sacarle más rédito a cartas consecutivas del mismo palo, estás equivocado casi con seguridad. Si no me crees, al momento de jugar toma un cuaderno y anota cómo te va en cada bote disputado teniendo ases y cómo lo haces con cartas consecutivas del mismo palo. Luego de algunos cientos de horas de juego, los ases en promedio y con seguridad, estarán muy a la delantera.

Sin embargo, esto no significa que no puedas jugar mejor tus ases. Los ases son un arma poderosa, no una delicada responsabilidad. Cuando tengas ases, ataca. Saca provecho de los jugadores que tengan par más alto o estén en un proyecto de juego. Te sorprenderás de cuánto puedes ganarles, incluso si no logras formar un trío.

Si eres un buen jugador y tienes una ventaja sobre tus oponentes, casi siempre será mejor que subas la apuesta preflop en vez de sólo igualarla. A pesar de que existen construcciones teóricas que avalan a cada una de éstas dos opciones, en la mayoría de las partidas, harás mejor en subir la apuesta, simplemente porque estarás ayudando a construir un mayor bote. Es como subirles los límites a tus oponentes. Mayores botes significan más dinero para ser ganado. En la mayoría de las situaciones, creo que las consideraciones de equilibrio o balanceo no importan lo suficiente para cambiar esto. Construye botes interesantes y el dinero fluirá hacia ti.

*****
Nota del editor: Este artículo apareció publicado el 11 de febrero de 2009 en el Vol. 22, Nº 3 de Card Player.

Edward Raymond Miller (10 de agosto de 1979) es un jugador profesional de poker y autor de libros sobre ese juego. Escribió "Small Stakes Hold 'em: Winning Big With Expert Play" junto con David Sklansky y Mason Malmuth en 2004. En 2005, completó "Getting Started in Hold 'em, a beginner's book". Y en 2006, co escribió "No Limit Hold 'Em: Theory and Practice" junto a David Sklansky. Ed Miller es también co autor del libro "Professional No Limit Hold 'em" junto a Matt Flynn y a Sunny Mehta, publicado en 2007.