Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Estrategias Poker | Poker Profesional

Ajustando la estrategia a mitad de la mano por Johan Storakers

Imprimir
Compartir esto
Cuando estás comprometido en una mano de poker, la mayoría del tiempo vas a estar pensando en las decisiones que vas a tomar antes de tener que tomarlas. Por ejemplo, si pagas una subida con K-Q, vas a pensar: “Muy bien, si ligo el mejor par, voy a jugar esta mano”, “Si tengo escalera cerrada, voy a jugar esta mano”, “Si tengo una escalera abierta y dos cartas superiores a la mesa, voy a jugar esta mano”. De otro modo, la tiro al mazo.

Pero en ocasiones algo sucederá que te obligará a cambiar de estrategia a mitad de mano. Quizás tu oponente hace una apuesta floja que te provee con información que podrás utilizar en tu ventaja. O quizás hace una apuesta en el river que parece una apuesta de valor y te convence a tirar las cartas con las que planeabas pagar.

Siempre es bueno tener un plan al entrar en una mano, pero es esencial que estés preparado para desviarte de ese plan si la situación lo requiere. Toda mano requiere que reacciones a tus cartas y a la mesa, pero es muy importante que incluyas a tu oponente y sus tendencias en la ecuación.

Esta es una mano que jugué recientemente en el EPT Dortmund 2009, donde acabé en el cuarto puesto. Ya era tarde en el Día 2, yo había estado con una pila bastante corta durante un tiempo y ocasionalmente levantaba un poco con manos decentes, pero aún no había hecho un farol serio en éste torneo. Participaba en una mesa de ocho personas, el jugador en la segunda posición hizo una pequeña subida a 8.500 con ciegas de 2.000/4.000 y un ante de 500 fichas, y todos se fueron al mazo hasta que tocó mi turno, ocupando la posición de ciega pequeña y teniendo un par en mano de 5-5. Tenía cerca de 70.000 en fichas, y de lo que estaba seguro era de que no iba a tirar mis cartas es esta situación.

Decidí pagar en lugar de subir, sabiendo bien que la ciega grande iba a estar interesada en pagar sin subir también, y así lo hizo. El flop trajo A-8-3. Yo obviamente buscaba ligar un trío en el flop, o quizás algo como 2-3-4 ó 3-4-6, y éste flop no era bueno para mi mano, así que pasé. La ciega grande también pasó. Y el jugador que subió la apuesta originalmente hizo lo que desde mi punto de vista fue una subida muy débil, 12.000 en un bote de 29.000.

Esa apuesta me mostró claramente que él no tenía un as, y que probablemente ni siquiera tenía un par. Me daba la impresión de que tenía algo así como K-J o algo por el estilo. Así que cuando apostó 12.000, yo consideré todos los factores; mi lectura de su estilo, mi imagen en la mesa de jugador apretado (tight) y el tamaño de mi pila. Decidí subirle a 21.000 más, buscando dar la idea de que quizás yo tendría un as débil y me que estaba comprometido con el bote (cuando en realidad yo no estaba comprometido y estaba preparado para hacer un revire o irme al mazo, quedándome con cerca de 30.000 en fichas).

La ciega grande tiró las cartas, y luego de pensarlo por un largo tiempo, el que había subido inicialmente también se fue al mazo. Él simplemente creyó que yo tenía una mano que verdaderamente no habría de descartar si decidía volver a subir la apuesta.

Esta fue una situación en la que yo no tenía la intención de comprometer muchas fichas si no ligaba un flop favorable, pero ajusté mi estrategia basado en la acción de mi oponente luego del flop, porque vi que el escenario se había creado para que yo hiciera una movida. Debes estar siempre preparado para ajustar tú plan, y de vez en cuando te encontrarás ganando fichas que de otro modo hubieran pasado a las manos de otro jugador.

Johan Storakers

*****
Nota del editor: El sueco Johan Storakers es uno de los jugadores escandinavos que más tiempo lleva como profesional de poker con más de doce años de carrera. El primer resultado en torneos en vivo de Storakers se remonta a 1996 y su primera victoria fue en el torneo Midnight Sun de Helsinki en 1998. Inicialmente jugador de Seven-Card Stud, hoy domina muchas otras variantes del juego. Es miembro del equipo de Full Tilt Poker, habiendo cobrado premios en más de 70 grandes torneos en vivo y embolsando más de $2.500.000 a lo largo de su trayectoria.