Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Entrevistas | Noticia Jugador Poker

Kara Scott aprendió lo que es la presión como maestra de instituto

Kara Scott
Compartir esto

Por duras y tormentosas que sean, todas las experiencias de la vida suman y suelen ayudar a ser mejor persona. Éste es el caso de Kara Scott, la jugadora patrocinada por PartyPoker, que antes de convertirse en jugadora de poker profesional conoció los niveles extremos de presión que se pueden llegar a soportar como profesora de instituto.

Kara nació en un pequeño pueblo de Canadá de menos de 1.000 habitantes y la primera vez que salió de él fue para irse a Londres para ejercer como maestra. Antes de su primer día de clase, pensaba que iba a un instituto completamente normal, pero pronto comprobó en sus carnes que en realidad se trataba del peor instituto de toda Inglaterra, tal y como lo calificó la BBC.

Kara cuenta sus experiencias en su blog “Mi vida antes del poker”, que está siendo publicado en cardrunners.com. En él cuenta cómo los estudiantes le escupían y le daban patadas y puñetazos. Incluso intentaron prenderle fuego, pero ella ahora se lo toma con humor y excusa a sus alumnos diciendo que quiere pensar que lo hacían en broma.

La verdad es que muy bromistas no parecían. El instituto era una batalla campal constante. Todo estaba roto y los estudiantes se dedicaban a robar el material escolar sin ninguna impunidad. Llegaban a la puerta del colegio, aparcaban el coche y llenaban el maletero con todo lo que encontrasen.

Todo esto parece un poco de película, pero supongo que todo el mundo sabe que sí ocurre en la realidad. Existen lugares que se dan por perdidos y que sufren el abandono de las instituciones. En ellos impera la ley del más fuerte y ahí es donde Kara se dio cuenta que no era la chica tímida y débil que siempre pensó que era y aprendió a soportar la presión como nadie y se convirtió en la buena jugadora que es hoy en día.

No renunció ni pidió la baja. La dirección del instituto alucinó con el tesón de esa joven profesora llegada de Canadá y le ofreció el cargo de Jefa de Departamento, pero después de todo lo vivido, Kara podía aspirar a todo lo que quisiera.

Acostumbrada a hacer de madre, padre y policía antidisturbios al mismo tiempo, dejó las mesas del aula por las mesas de casino.

¿Presión en el poker? El poker es un juego, nada comparable con tener que soportar a cientos de alumnos descarriados que no están donde quieren estar. Kara Scott sí encontró finalmente su sitio y nos alegramos por ello.