Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Entrevistas | Noticia Jugador Poker

Shaun Deeb, del tapete a la lona del cuadrilátero

Shaun Deeb
Compartir esto

Gracias a PokerNews.com ha llegado a nuestros oídos una noticia de esas que nos gustan. Shaun Deeb acaba de ser retado a subirse a un cuadrilátero. El reto lo propuso Richard “Chufty” Ashby y habría 50.000$ en juego para el ganador.

El gusto por las apuestas es algo de sobra conocido en el mundo del poker y el hecho de enfundarse unos guantes y subirse a un ring también es algo que tiene bastante aceptación. Deeb y Ashby no serían los primeros ni serán los últimos.

En 2009, Gus Hansen "El Gran Danés" y Theo Jorgensen "The Thunder" se subieron a un cuadrilátero con una apuesta de 35.000$ como excusa. El combate cayó del lado del noruego, que le dio a Hansen una buena paliza.

La fiebre se extendió como la pólvora y también en 2009 Liv Boeree pisó la lona para enfrentarse en un combate de peso pluma. Su rival fue la reportera de PokerNews Melissa Castello. Liv se empleó a fondo y machacó a su rival. Aquí podéis ver el vídeo en el que Boeree se transforma en una máquina de matar:

El año pasado fue el turno de Lex Veldhuis “RaSZi” y Bertrand Grospellier “Elky". El francés hizo lo que pudo, pero confirmó lo que todos sospechábamos: el boxeo no es lo suyo. Veldhuis zanjó rápido el asunto y ganó por K.O. en el segundo asalto:

Ahora le llega el turno a Shaun Deeb y a Richard “Chufty” Ashby. Hay 50.000$ en juego y como dice Deeb, puede ser una “buena excusa para ponerse en forma”. Si todavía tienes que ponerte en forma, lo mejor va a ser que no te subas a ese ring.

Habrá que esperar para saber si Deeb acepta el reto o si por el contrario hace caso a su sentido común y declina la apuesta. Tanta cabeza para unas cosas y qué poco sentidiño para otras. Tiempo libre y mucho dinero, peligrosa combinación.