Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Vivo | World Poker Tour

WPT Parx: Gregg le puso picante hasta el final

Compartir esto

El WPT Parx Open Poker Classic tuvo un desenlace más interesante de lo que se prometía después de que el día 3 finalizara con Anthony Gregg en el liderato con 80 ciegas de ventaja sobre sus 15 rivales.

Para cuando se reunió la última mesa de 10 jugadores, Gregg seguía manejando un saludable stack de 140 ciegas, pero Stephen Reynolds ya estaba mucho más cerca. Y las riendas de la clasificación cambiaron de manos con la primera eliminación de esta mesa.

El siguiente en adelantar a Gregg fue Chris Lee, y a punto estuvo de agravarse aún más la situación del futuro campeón cuando dobló al shortstack de la mesa, pero consiguió solucionar el trance eliminando a los dos últimos jugadores de la jornada camino de la mesa final de seis.

Stephen Reynolds 4,035,000 (134 bb)
Tony Gregg 3,600,000 (120 bb)
Chris Lee 3,040,000 (101 bb)
Chris Vandeursen 2,430,000 (81 bb)
Andre Nyffeler 895,000 (29 bb)
Larry Sharp 870,000 (29 bb)

Los shortstacks de la mesa pusieron todo de su parte para evitar la eliminación, Nyeffler aguantó más de un nivel antes de abandonar su silla y Larry Sharp consiguió meterse de lleno en la pelea y ver pasar el cadáver de Chris Vandeursen por delante de su puerta a escasos minutos de empezar el tercer nivel de esta mesa final.

La salida de Vandeursen marcó el punto de inflexión de la partida, que en las siguientes manos deparó varios cambios en la cabeza de la clasificación entre Gregg y Reynolds, siempre a costa de Sharp y Chris Lee, eliminados en rápida sucesión.

Al final de esta vorágine de acontecimientos, Stephen Reynolds había acumulado 9.635.000 puntos, por los 5.235.000 de Tony Gregg, gracias al último empujón que le dio a su stack la adición de las fichas de Chris Lee.

Con la ciega grande en 100.000 puntos, las manos se sucedían sin showdown y con Gregg arañando de ciega en ciega en busca de igualar la contienda, sólo para ver como en el primer bote grande del heads-up Reynolds sacaba dos calles de valor a {q-Hearts}{j-Diamonds} en un board {q-Diamonds}{9-Clubs}{2-Clubs}{10-Clubs}{3-Hearts} y volvía a poner las cosas como al principio.

Reynolds seguía sin defender su ciega grande ante las subidas mínimas de Gregg y recuperando terreno en los escasísimos flops que se veían, hasta que en la última mano del nivel 32 y con 20 ciegas, Gregg hizo simplemente call en el botón con nueves. Reynolds intentó robar la ciega sin ver el flop yendo all-in con {a-Diamonds}{5-Diamonds} y Gregg se dobló, poniéndose a millón y medio de puntos.

El cambio de régimen se corroboró en una mano en que Gregg flopeó proyecto de color y de escalera y que ganó, curiosamente, con trío de damas pinchado en turn y river.

Una nueva subida de nivel dejó a Reynolds con un stack de 14 ciegas, que invirtió en castigar un nuevo limp de Gregg en el botón con {a-Diamonds}{4-Hearts}. Gregg hizo call con {k-Hearts}{9-Diamonds} y ligó el rey en el flop, para lograr su primer triunfo después de dos mesas finales en el PCA de Bahamas y una en las WSOP.

1.º Tony Gregg 416.127$
2.º Stephen Reynolds 244.877$
3.º Chris Lee 158.450$
4.º Larry Sharp 108.034$
5.º Chris Vandeursen 76.824$
6.º Andre Nyffeler 61.619$