Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Línea | Noticias Poker Online

El papeleo que les espera a los jugadores estadounidenses de Full Tilt.

Compartir esto

Los jugadores estadounidenses de Full Tilt Poker tendrán que solicitar al devolución de su dinero directamente al Departamento de Justicia. Así reza en el cuerpo del acuerdo firmado la semana pasada con PokerStars y que saldaba las cuentas legales de las empresas de este grupo, así como las pertenecientes a Full Tilt.

El método acostumbrado para identificar y personalizar a los afectados es el conocido como “proceso de remisión”. En PokerNewsBoy nos explican su funcionamiento.

La remisión se usa para que las víctimas o aquellos que tengan deudas con una empresa o individuo al que se le ha practicado un embargo puedan reclamar sus pérdidas. La ley distingue tres clases entre los afectados: víctimas del crimen que causa el embargo, dueños de la propiedad embargada o aquellos con derecho a reclamar la propiedad por ser parte de un aval, contrato de arrendamiento, etc...

Lo primero, después de comprobar que el bolígrafo escribe, que buena falta hará, es cubrir el formulario estándar, en el que los jugadores de Full Tilt tendrán que hacer constar su información personal y donde empezarán a tener problemas aquellos que no tenían puestos sus datos reales en la cuenta.

También tendrán que tirar de ayuda legal o de alguna asociación de afectados para cumplir el requisito de identificar su situación y exponer su caso. Presentar su situación de manera adecuada es vital, porque la siguiente parada en su peregrinación hacia la recuperación de su dinero es que las autoridades consideren que su petición es aceptable y le califica para ser merecedor de un reembolso, con las consecuencias que conlleva.

Queda a discreción de la fiscalía solicitar cualquier tipo de documentación para demostrar la identidad de los titulares de las cuentas de juego.

Lo normal es que sean las autoridades las que den el primer paso y se pongan en contacto con los presentes en la base de datos de Full Tilt Poker, pero cualquier persona que crea que merece ser incluido y no lo está -correos electrónicos deshabilitados, de nuevo el problema de los datos falsos en la cuenta,...-, puede enviar la petición por voluntad propia.

Con todo este intercambio de datos e información, es muy posible que otras agencias gubernamentales pongan sus propias condiciones y aumenten el caudal de papeleo a soportar por los jugadores. La Hacienda norteamericana, sin ir más lejos, como hacíamos notar en otra entrega de esta serie.

Al fin de este arcoiris de burocracia espera el caldero de oro de los balances de la sala de los pros. Por suerte, lo más probable que el proceso que espera a los jugadores españoles sea mucho menos traumático, pero por si acaso, no debemos fiarnos.