Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Libros Poker

Libros poker: “The Godfather of Poker” de Doyle Brunson

Compartir esto
Hay vidas que se desarrollan tranquilamente afectando a poca gente o a ninguna y dejando una pequeña marca en el mundo o incluso ninguna. Y hay vidas como la de Doyle Brunson, tan extensas como el mismísimo territorio de Texas de donde proviene él, llenas de riesgos y aventuras como una típica película de Indiana Jones. El libro ‘The Godfather of Poker: Doyle Brunson – An Autobiography’ (El Padrino del Póker: Doyle Brunson – Una Autobiografía) escrito con la colaboración de Mike Cochran, nos da una mirada de la vida de la figura más influyente, probablemente, en el ascenso del póker en los Estados Unidos. Más importante aún, es una honesta auto revisión de parte de un hombre, con defectos y virtudes, quien ha visto y hecho cosas los suficientemente grandes como para llenar el espacio de 100 vidas.

Mientras que Brunson ha escrito muchas de las historias y sobre muchos personajes que aparecen en sus otros libros, ésta es la primera vez que ofrece una mirada completa de cómo pasó de ser un pequeño muchacho que creció en una árida granja donde se cultivaba algodón en un pequeño pueblo de Texas, a ser un multidisciplinario atleta en la universidad, lo suficientemente bueno como para ser considerado una promesa de jugador NBA de primer nivel hasta llegar a ser el legendario apostador y hombre de negocios que conocemos hoy en día. La historia que se cuenta es absorbente y a lo largo del camino se nos presenta a la gente que fue acompañando a Brunson a lo largo de su vida. Nos topamos con sus compañeros de apuestas, ‘Amarillo Slim’ Preston y ‘Sailor’ Roberts, con el notorio Tony Spilotro (el personaje del despiadado mafioso de la película ‘Casino’ interpretado por Joe Pesci), con Jack y Benny Binion, con ‘Chip’ Reese y con una multitud de otras figuras legendarias que impactaron en el mundo de Brunson. Quizás y de manera más importante, nos son reveladas las relaciones de familia de Doyle, del padre que rara vez hablaba y que nunca expresaba sus sentimientos para con su hijo, de la madre a quien Brunson ocultó su profesión, sabiendo que ella y la totalidad de la comunidad influenciada por el Baptismo del pequeño pueblo donde creció, lo tratarían como a un paria, de Louise, la excepcional esposa de Brunson, con quien experimentaría el milagro de la recuperación tras un melanoma y la trágica muerte de su hija y a través de quien él descubrió una fe religiosa que marcó gran parte de sus últimos años.

Mientras que el público en general conoce al Doyle Brunson ganador de 10 pulseras de la WSOP y al jugador de póker de límites altos, éste libro nos permite ver los altibajos típicos de la vida de un apostador. Vemos a Brunson ganar y perder millones de dólares en partidos de golf, echar a perder varias fortunas en diversos emprendimientos de negocios fracasados, pasar un tiempo en la cárcel, ser acosado por el IRS y el FBI, ver su vida amenazada en varias oportunidades y perder a mucha de la gente más cercana a él. Varias de esas muertes, incluyendo las de ‘Sailor’ Roberts y, por supuesto, la de Stu Ungar, fueron causadas directamente por el uso de drogas, un tema del cual Brunson habla de manera conmovedora en el libro, habiendo perdido tantos amigos cercanos por su influencia.

A medida que nos adentramos en la vida de Brunson, es gratamente sincero respecto de sus errores en diferentes aspectos de su vida y orgulloso en la medida justa respecto de sus logros. Se trata de un hombre claramente cómodo con las elecciones tomadas en su vida, en particular respecto a la profesión escogida. Aunque numerosas veces en su vida fue presionado para que escogiera una ocupación más respetable que el de ‘jugador de póker’, mostró una notable habilidad para escuchar a su guía interior, a pesar del ‘ruido’ externo y la desaprobación, apegándose a la actividad para la que él sabía que era el mejor, pero que además le proporcionaba la mayor satisfacción. En muchos sentidos, éste aspecto de su historia se parece al de casi cualquier biografía de una persona exitosa. Encontró algo que lo apasionaba y se esforzó al máximo para ser lo mejor posible en la actividad elegida para, finalmente, alcanzar el éxito.

La autobiografía de Brunson pasa muchas veces por un guión de película, más que nada por la gran cantidad de historias extravagantes que cuentan sobre personajes legendarios. Desde ‘Minnesota Fats’ hasta ‘Titanic’ Thompson, pasando por Oscar Goodman hasta Johnny Moss, el lector se entretiene en cada página. Una de mis historias favoritas del libro hace referencia a cuando Doyle y ‘Chip’ Reese, quienes constantemente tenían problemas para perder peso, decidieron ir juntos a un spa exclusivo para adelgazar en Utah. Pagaron miles de dólares por adelantado para costear la estadía, además de US$4.000 para obtener una conexión satelital en su habitación a modo de poder seguir y apostar en eventos deportivos mientras residieran allí. La primera noche de su estadía decidieron ir a un Sizzler (cadena de restaurantes en Los Estados Unidos) de la vereda de enfrente, antes de comenzar el tratamiento del día siguiente. Luego de varios viajes a la barra de ensaladas y de múltiples entradas, se levantaron y, sin decirse ni una palabra, se subieron al auto de Reese regresando a Las Vegas y abandonando su plan original junto con los miles de dólares ya abonados por adelantado. El libro está repleto con anécdotas de éste tipo junto con información poco conocida respecto del desarrollo del póker a lo largo de los años.

Tanto a través del triunfo como de la tragedia, ‘The Godfather of Poker’ constituye una lectura irresistible. Tuve que posponer algunos otros proyectos, simplemente debido a que no podía dejar el libro. Ya sea que leyera acerca de los peligros de jugar al póker en Fort Worth, acerca del proceso de escritura de ‘Super System’, de la partida con Andy Beal desde la perspectiva de Brunson o de la notoria confusión de un hombre respecto de la relación con su padre, la autobiografía de Brunson fue absorbente de principio a fin. Para aquellos de nosotros quienes damos por sentado la integridad de una sala de póker online o la honestidad de un torneo en vivo, es importante ver con que condicionamientos se enfrentaron los pioneros del póker en su lucha para hacer transparente al juego transformándolo en la industria multimillonaria de hoy en día. Mientras que el propio Brunson se muestra sorprendido respecto a cuán grande se ha hecho el póker, está verdaderamente orgulloso de su propia contribución al crecimiento del juego. Si eres alguien que posee dentro suyo aunque sea una mínima pizca de apostador, querrás leer éste libro.