Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Libros Poker

Libros poker: “Caro’s Book of Poker Tells” de Mike Caro

Compartir esto
Casi todos los aficionados del póker conocen el dicho: “Débil significa fuerte y fuerte significa débil”. Lo que no todos saben acerca de éste dicho, que hace referencia a los gestos físicos de los jugadores al apostar, es de donde proviene. La fuente es uno de los libros clásicos de la literatura del póker, ‘Caro’s Book of Poker Tells’ (conocido originalmente como ‘Caro’s Book of Tells’), del cual diría que pertenece al 'Monte Rushmore' de los libros de póker, junto con los volúmenes ‘Super System’ de Brunson y los libros de Harrington dedicados al Hold’em. Mientras que estos últimos dos autores ocupan ese sitio por haber revelado gran cantidad de secretos profesionales sobre cómo jugar varios formatos de póker, Mike Caro se ganó su lugar por enseñarles a los jugadores como jugarles a sus oponentes. Su libro fue revolucionario cuando salió publicado y sigue siendo vigente hoy en día.

Para cualquiera cuya experiencia en el póker esté limitada al juego online, deberá leer y digerir éste libro antes de jugar en vivo, siendo que entender la conducta de los jugadores es una ventaja que sólo puede capitalizarse verdaderamente al sentarse cara a cara frente a un oponente. Caro divide al libro en una serie de diferentes tipos de acciones que realizan los jugadores, desde los movimientos inconscientes hasta los premeditados pasando por señas generales que no caben en las categorías recién mencionadas hasta señas contundentes por sí mismas. Caro comienza su libro con un capítulo al que llama ‘Ley del cable suelto’, el cual sostiene inequívocamente que cuando muchas de las apuestas de tus oponentes parecen no tener ni pies ni cabeza, ES PORQUE VERDADERAMENTE NO LOS TIENEN. Para aquellos quienes se desconciertan respecto de las manos con las cuales sus oponentes apuestan y, finalmente, ganan, éste capítulo representa una especie de consuelo por todas aquellas veces en las cuales has sido cruelmente destrozado por éste tipo de juego tanto en partidas por dinero como en torneos.

El corazón del libro es el análisis punto por punto de las señas más clásicas de las que Caro ha sido testigo en las mesas. Cada una está tratada tanto como una fotografía individual o como una serie de impresiones que ilustran el ‘movimiento’ en acción. Muchas de ellas serán familiares para los jugadores en vivo muy experimentados, tal como el peligro de apostarle a un jugador que está mirando para todos lados menos a lo que sucede en la mesa y que da la impresión de estar deliberadamente desinteresado en lo que está sucediendo o la plena seguridad de que tú oponente tiene una mano ‘monstruosa’ cuando éste comienza a temblar descontroladamente. Sobre éste punto, Caro explica algunos detalles acerca de la reacción fisiológica que tiene lugar cuando el estrés por la incertidumbre es reemplazado por la certeza de ganar. Aquellos quienes hayan seguido la cobertura de ESPN de la edición de éste año de la WSOP, habrán visto al ex campeón, Joseph Hachem descartarse de una buena mano mientras le comentaba a su oponente: “Estás temblando como una hoja”.

A lo largo del desarrollo del libro, el autor va codificando varios de los puntos que está tratando añadiéndolos a sus ‘Leyes de las señas de Caro’, las cuales se encuentran indexadas al final del libro para que su referencia sea más sencilla. Algunas de éstas gemas incluidas son: “Los jugadores actúan o bien no lo hacen. Si están actuando, descubre que pretenden que hagas y decepciónalos” – “Un jugador echa un vistazo secretamente a sus fichas sólo cuando está considerando apostar y casi siempre porque ha logrado mejorar su mano” y “Cualquier jugador no sofisticado que hace una apuesta y luego comparte sus cartas con otros mientras espera que su oponente decida, es poco probable que esté faroleando”. Memorizar éstas leyes y estar atentos a cuando se suceden en las mesas pueden marcar la diferencia entre ganar y perder incontables sumas de dinero.

Cada seña es analizada en detalle y Caro desglosa que tan probable es que ésta sea certera al aplicarla a jugadores débiles, intermedios y experimentados, cual debería ser el valor de retorno por hora que tendrías en diferentes juego tipo Limit si te das cuenta de éstas señas y actúas en concordancia y cuáles son las motivaciones y mecanismos de las señas. Lo que es sumamente importante es que Caro deja bien en claro que ninguna de las señas es 100% certera y que jugadores muy buenos pueden esforzarse especialmente en representar una situación tendiente a guiarte por el camino equivocado en tú forma de pensar. Caro recomienda no actuar inmediatamente en respuesta a una seña, sino más bien esperar y comprobar si ésta se presenta repetidamente, a modo de que puedas tener beneficios continuos en el tiempo sobre tú oponente.

El último capítulo del libro es un examen final, en el cual el autor realiza una serie de preguntas acerca unas fotografías que muestran a jugadores actuando de diferentes formas, poniendo a prueba tú poder de observación y comprobando que has aprendido a lo largo del libro. Es una buena evaluación de lo que Caro ha intentado explicarte y te permite saber cuánta información has absorbido correctamente.

Si hay una crítica que tengo para hacerle al libro es que las fotografías no son de la mayor calidad y, a veces, parecen estar algo fuera de foco y no queda bien en claro que están tratando de enseñar. Con el avance reciente de la tecnología, Caro bien podría actualizar éstas fotos o mejor aún, añadir un DVD con vídeo de alta calidad como guía instructiva más profunda para el lector a modo de acompañamiento con el libro. Esto podría hacerse como un agregado al libro o como un recurso online privado disponible a los compradores del volumen, incrementando tremendamente el valor educativo.

A pesar de de ésta pequeña observación, el libro de Caro ha sido y sigue siendo un clásico, una lectura obligada para todos los jugadores que van en serio con el póker. Mientras que hay jugadores y autores tales como Dan Harrington, quienes tienden a ignorar las señas como parte importante del juego del póker, otros grandes jugadores parecen hacer uso constante de la información provista por Caro cuando están sentados a las mesas, encontrando gestos incluso en sus más rudos oponentes para poder sacarles provecho. Aunque puede que no sea sencillo que incorpores a tú juego todas las ideas presentadas aquí, el sólo hecho de aprender algunas de las reglas generales más importantes publicadas en el libro bien valdrá la pena el tiempo y el esfuerzo dedicados a leer éste volumen esencial.