Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | World Series of Poker | WSOP 2009

WSOP 2009: Guillén se adjudica el Evento 32 de Hold’em No-Limit

Compartir esto
Un total de 1.534 jugadores sacaron $2.000 de sus billeteras buscando participar en el más reciente evento de Hold’em No-Limit de la World Series of Poker. Entre los destacados que fueron parte del torneo se encontraban: Ivan Demidov, Joe Sebok, Tiffany Michelle, Shannon Elizabeth, Nam Le, Mark Seif y Chino Rheem. Además, entre los jugadores que habrían de cobrar premio pero no alcanzarían la mesa final se encontraban: Jon Turner, Theo Tran, Kelly Kim, Chau Giang, Tony Cousineau y Peter Feldman.

Los diez finalistas con su correspondiente asignación de asientos y conteo de fichas eran como sigue:

Asiento 1 – Angel Guillén – 650.000
Asiento 2 – Clark Hamagami – 690.000
Asiento 3 – David Vu – 296.000
Asiento 4 – Antoine Amourette – 392.000
Asiento 5 – Steve Kohner – 564.000
Asiento 6 – Chris MacNeil – 665.000
Asiento 7 – Eric Ladny – 1.920.000
Asiento 8 – Mika Paasonen – 2.070.000
Asiento 9 – Jason Boyes – 1.030.000
Asiento 10 – Daniel Makowsky – 700.000

David Vu era quien menos fichas tenía y estando las ciegas en 12.000/24.000, jugó su resto siendo el primero en hablar y fue pagado por Jason Boyes. Éste tenía par en mano de 10-10 y se encontraba por delante del A-9 de diferentes palos de Vu. El par de 10-10 se impondría por lo que David Vu finalizó su participación en décima ubicación ganando $38.807.

Luego, David Makowsky duplicó teniendo par de Q-Q en contraposición al A-K del mismo palo de Mika Paasonen, quien se negó a darle la mano a Mokowsky luego de esa jugada. Momentos después, todos se descartaron hasta la posición de ciega pequeña ocupada por Ángel Guillén, quien se movió al all-in siendo el primero en accionar por un monto de 650K, gran overbet de más de 25 veces la ciega grande. Clark Hamagami lo pensó durante un tiempo y decidió pagar con sus últimas 470K fichas. Hamagami se sorprendió al ver que Guillén había hecho un overbet con una mano verdaderamente grande… A-K, por lo que necesitaría algo de ayuda dado que él sólo tenía A-8. El flop mostró un 8, pero desgraciadamente para Hamagami, también mostró una K por lo que fue eliminado. Clark Hamagami se despidió en novena posición ganando $55.279.

Chris MacNeil apostó 440K yéndose al all-in desde la posición de button teniendo A-J y fue pagado por Eric Ladny ocupando la ciega pequeña teniendo par en mano de 8-8. El flop vino con una A por lo que MacNeil duplicó, mientras que Ladny todavía lucía en buena forma con más de 1,7 millones en fichas. No obstante, Ladny recuperaría las fichas perdidas al pagar un all-in de Antoine Amourette teniendo par en mano de 2-2, el cual se impondría al Q-J de Amourette. Ladny poseía más fichas que Amourette por lo que Antoine Amourette se retiró en octavo lugar ganando $61.421.

Los jugadores tuvieron un receso para cenar y en la primera mano al regresar, Chris MacNeil subió la apuesta a 100K estando las ciegas en 20K/40K. Mika Paasonen reviró y rápidamente MacNeil se movió al all-in. Paasonen pagó con A-Q, el cual dominaba al K-Q de MacNeil. Las cartas de la mesa no aportarían nada y la A como carta más alta de Paasonen se quedaría con el bote. Chris MacNeil quedó eliminado en séptimo puesto ganando $71.192.

Daniel Makowsky estaba complicado en fichas y se movió al all-in teniendo par en mano de 3-3 y fue pagado por Steve Kohner con A-K. Éste habría de recibir una K por lo que su estaca se acercó a la marca de 1,3 millones luego de haber estado cerca de la eliminación momentos antes. Makowsky no sería tan afortunado dado que se acababa su participación en el torneo. Daniel Makowsky terminó en sexta ubicación ganando $86.548.

El mayor bote disputado hasta ese momento tuvo lugar entre Ángel Guillén y Eric Ladny cuando el primero abrió la acción apostando a 100K, Ladny le subió a 325K y Guillén reviró apostando su all-in. Ladny le pagó con par en mano de 10-10 que estaba siendo ampliamente superado por el par de K-K de Guillén. El público empezó a gritar pidiendo por 10 y K. Un 10 vendría en el flop para darle el trío a Ladny pero también lo haría una K, por lo que Ladny necesitaría recibir el último 10 para evitar la duplicación de Guillén. Pero no sucedió por lo tanto Guillén pasó a tener más de 3 millones en fichas mientras que Ladny descendió a la marca de 550K.

Ladny tendría mala suerte en otro bote disputado con Guillén cuando se fue al all-in revirando la suba de la apuesta de Guillén teniendo par en mano de J-J y siendo pagado por Guillén y su K-10 de tréboles. Guillén formaría doble par en el flop sentenciando el final de la aventura de Ladny. Eric Ladny se despidió en quinta posición ganando $108.883.

Guillén continuaría con su seguidilla al revirar lo suficiente como para forzar el all-in de Steve Kohner. Éste le pagaría con par en mano de J-J. Guillén tenía mejor mano que K-10 del mismo palo ésta vez, ya que poseía A-K. Al recibir una K en el flop, añadiría más fichas a su estaca… ahora tenía 5,4 millones del total de 9,2 que había en juego. Steve Kohner se retiró en cuarto lugar ganando $150.761.

Mika Paasonen se quedaría con 750K en fichas de Guillén al revirar por valor equivalente a tres veces la ciega grande en respuesta a la suba de 775K realizada por Guillén a su postura inicial. Paasonen agregaría aún más fichas a su estaca al pagar la subida pre-flop de Jason Boyes y ambos verían un flop de: 9-8-6 de diferentes palos. Paasonen pasó y Boyes apostó 200K. Paasonen hizo “check-raise” elevando la apuesta a 600K y no tardó demasiado para que Boyes se moviera al all-in. Casi cinco minutos le tomaría a Paasonen antes de pagar de manera estupenda teniendo sólo A-8. Créase o no, estaba en ventaja respecto del 10-8 de Boyes. De todos modos, debería evitar algunas outs y al ser el turn un 9 y el river una A, lo lograría. Jason Boyes terminó el torneo en tercer puesto ganando $214.974.

El juego heads-up comenzó con los dos jugadores casi igualados en fichas, con Paasonen teniendo una pequeña ventaja de 4,9 a 4,3 millones en fichas respecto de Guillén. Éste asestaría el primer golpe al formar una escalera en el river quedándose con un bote de casi un millón en fichas. Guillén seguiría quitándole fichas a su oponente y en determinado punto, alcanzaría una ventaja de 7,3 a 2 millones en fichas. Paasonen se movería al all-in luego de un “limp” de parte de Guillén, quien pagaría de inmediato teniendo A-Q. Paasonen sólo tenía A-5 y necesitaría un milagro para seguir con vida. Milagro que se produciría cuando un 5 apareció en el turn permitiendo que Paasonen acortara la brecha de 5,7 a 3,6 millones en fichas.

No obstante, Guillén no se amedrentó y continuó machacando a Paasonen. De todos modos, éste no se rendiría fácilmente y volvería a duplicar, ésta vez con una mano superior en forma de A-K versus el A-10 de Guillén, formando color. De ese modo, lograría quedarse con el bote y alcanzar la marca de 3,1 millones en oposición a los 6,2 de Guillén. Aún así, Paasonen se toparía contra los ases de Guillén y le redituaría a éste a través de algunas apuestas sustanciales descendiendo por debajo de la marca del millón de fichas. Pero una vez más, sería demasiado pronto para dar por concluida a la jornada siendo que Paasonen volvió a duplicar teniendo A-K contra Q-7 de Guillén y alcanzando 2 millones en fichas aproximadamente.

El maratónico heads-up concluyó finalmente cuando ambos vieron un flop de: A-K-3 y todas las fichas terminaron en el centro de la mesa. Paasonen tenía K-10 que le daba par intermedio pero estaba muy, muy por debajo del trío de 3 formado en el flop de Guillén. La A de turn hizo que ninguna carta pudiera salvar a Paasonen decretando el fin del torneo. Mika Paasonen se quedó con el segundo puesto ganando $326.203.

Ángel Guillén tuvo uno de esos días con los que sueñan todos los jugadores de poker. Todo lo que podía salir bien, salió bien. Condujo a su buena fortuna hasta la victoria final, sobreviviendo a un maratónico heads-up para hacerse de su primera pulsera de la WSOP, todo un logro teniendo en cuenta que acababa de salir segundo en un evento de Hold’em No-Limit de la WSOP disputado hace menos de una semana. Ángel Guillén terminó en primer lugar ganando $530.548. ¡Felicitaciones Ángel!