Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | World Series of Poker | WSOP 2009

WSOP 2009: Ivey vence en el Evento 25 de Omaha 8/Stud 8

Compartir esto

Fue más que un emocionante torneo. Se jugaban reputaciones, apuestas por la pulsera y los premios de la WSOP. Al final, Phil Ivey se quedó con todo al llevarse su séptima pulsera de la World Series of Poker, su segunda de la edición 2009 acallando todas las críticas.

Lo que comenzó con 376 participantes en un torneo de Omaha 8/Stud 8 se transformó en una especie de concurrencia de élite con un pozo de premios bastante modesto de $864.800 y con sólo 153 competidores que pasaron al Día 2. Los 14 finalistas avanzaron al último día de acción. Un total de 40 posiciones tuvieron premio y no fue hasta acercarse a la mesa final que ciertos nombres surgieron como para ser tenidos en cuenta. Jon “Pearljammer” Turner era el líder en fichas al comienzo del Día 3, seguido por Carlos Mortensen y Blair Rodman.

El Día 3 comenzó con la salida temprana de Chad Brown quien estaba corto en fichas. Sus 23K fueron directamente al bote pero perdió con Ming Lee en un bote disputado entre tres participantes. Su décimo cuarta posición final le valió un premio de $10.481. Le siguieron: Mark Scott en décimo tercer puesto, Frank Debus en duodécimo, Blair Rodman en undécimo y Matt Kelly en décimo lugar. Los últimos nueve jugadores se sentaron en una sola mesa, a pesar de que debía producirse una eliminación más antes de establecer la mesa final oficial de ocho integrantes. Con Turner aún en la delantera y con Tom Koral extremadamente corto en fichas, el juego se retomó.

Koral fue capaz de reunir fichas a través de diversas movidas, en particular en una mano con Steve Wong que dejó a éste con sólo 193K. Poco después, Wong se enfrentó a Mortensen y a Dutch Boyd en una mano en la cual Wong terminó all-in en el river. Wong tenía {5-Diamonds}-{Q-Clubs}-{Q-Hearts}-{5-Hearts} como cartas descubiertas pero Boyd se quedó con el juego high gracias a su color mientras que Mortensen hizo lo propio con el juego low y su 8-6-5-3-2. Wong se despedía en novena ubicación con $16.517 que ayudaban a aliviar el dolor.

La mesa final quedaba así establecida para comenzar disputando Stud 8 con el siguiente conteo de fichas:

Jon Turner 607.000
Carlos Mortensen 482.000
Ming Lee 466.000
Dutch Boyd 419.000
Eric Buchman 236.000
Peter Gelenscer 219.000
Phil Ivey 217.000
Tom Koral 155.000

Gelenscer no había comenzado bien siendo que perdió un bote de importancia a manos de Mortensen y quedó como el más comprometido en fichas. Luego participó de una mano con Boyd que comenzó con un flop de: {9-Diamonds}-{2-Diamonds}-{2-Clubs}. Gelenscer terminó all-in antes del turn teniendo {A-Diamonds}-{7-Diamonds}-{5-Diamonds}-{6-Hearts} mientras que Boyd le había pagado con {Q-Clubs}-{Q-Diamonds}-{J-Diamonds}-{6-Clubs}. Al ser el turn el {3-Clubs} y el river el {9-Clubs}, Boyd ganó el bote y eliminó a Peter Gelenscer en octava posición con un premio de $23.600.

Poco después, Koral finalmente se enfrentó a Mortensen y a Lee para ver un flop de: {A-Spades}-{6-Spades}-{6-Clubs}. Luego de múltiples revires, Koral terminó yéndose al all-in y ambos oponentes pagaron para ver como salía la {K-Clubs} del turn y el {10-Clubs} del river. Mortensen mostró su {J-Diamonds}-{J-Clubs}-{7-Clubs}-{6-Diamonds} que le daba el color ganador, Lee se limitó a descartarse y Koral descubrió su {A-Diamonds}-{2-Spades}-{8-Diamonds}-{10-Hearts} que era la mano perdedora. El séptimo lugar de Tom Koral le aseguró un premio de $27.993.

Una vez más, al poco tiempo hubo otro jugador comprometido en una mano de Stud 8 en la cual Eric Buchman tenía ({K-Clubs}-{2-Spades}-carta desconocida){10-Hearts}-{5-Hearts}-{J-Diamonds}-{5-Spades} versus ({Q-Hearts}-{Q-Clubs}-{Q-Diamonds}){6-Clubs}-{J-Hearts}-{5-Clubs}-{2-Hearts} de Boyd. Esto estableció que Buchman se despidiera en sexto puesto con un premio de $34.747.

Los cinco jugadores restantes se tomaron un receso para cenar y luego retornaron para lo que sería una larga noche. La acción se reanudó con Mortensen arrebatándole un gran bote a Turner. Éste último, pronto se movió al all-in en una mano de Omaha 8 con las siguientes cartas de la mesa: {8-Clubs}-{2-Spades}-{8-Hearts}-{Q-Spades}. Turner mostró {A-Clubs}-{2-Diamonds}-{9-Hearts}-{K-Diamonds} mientras que Boyd dio vuelta su {A-Spades}-{4-Clubs}-{4-Spades}-{K-Clubs}. El river fue el {6-Spades} que le dio el color a Boyd decretando la partida de Jon Turner en quinta ubicación con un premio de $45.237.

Boyd venía haciéndolo bien durante un tiempo, pero eso fue hasta que se enfrentó a Ivey llevándose lo peor. Ivey alcanzó la marca de 1,48 millones en fichas y su liderazgo era increíblemente grande mientras que Boyd sufría con una estaca muchísimo más pequeña. Finalmente, Boyd hizo su movida en una mano de Stud 8 luego de la tercera calle (street) siendo pagado por Mortensen. Cuando se hubieron de repartir todas las cartas, Boyd tenía ({J-Spades}-{6-Clubs}){J-Clubs}-{7-Spades}-{6-Diamonds}-{8-Diamonds}({Q-Hearts}) pero Mortensen lo derrotó con un full teniendo ({10-Spades}-{7-Diamonds}){10-Clubs}-{A-Clubs}-{10-Hearts}-{A-Spades}({8-Hearts}). Dutch Boyd quedó eliminado en cuarta posición con un premio de $61.919.

Ivey entró en un sube y baja con sus fichas, primero perdiendo algunas manos clave con Mortensen y Lee pero recuperándose ganando algunas en botes posteriores. En el transcurso de casi dos horas, Ivey reconstruyó su amplio liderazgo para finalmente acercarse a la marca de dos millones en fichas. Mortensen estaba complicado en fichas pero fue capaz de de repartir un bote con Ivey manteniéndose con vida durante un tiempo más.

Finalmente, en una mano de Omaha 8, Mortensen se movió al all-in pre-flop con {10-Clubs}-{A-Diamonds}-{6-Diamonds}-{3-Clubs} en contraposición al {A-Clubs}-{K-Spades}-{4-Diamonds}-{K-Diamonds} de Lee. Las cartas de la mesa fueron: {Q-Hearts}-{4-Hearts}-{8-Diamonds}-{K-Clubs}-{4-Clubs} por lo que el full de Lee se quedó con el bote decretando la salida de Carlos Mortensen en tercer lugar. El “Matador” se llevó un premio de $89.342.

El juego heads-up comenzó con el siguiente conteo de fichas:

Phil Ivey 1.785.000
Ming Lee 1.035.000

Lee empezó disparando munición gruesa y se llevó un bote inicial. Varios más lo acercaron hasta casi igualar a Ivey y, finalmente, Lee se apoderó del liderazgo durante un breve lapso de tiempo. No obstante más adelante, Ivey le arrebató a Lee un bote muy considerable cuando su color formado en la disputa de una mano de Stud 8 se impuso acercándolo nuevamente a la cifra de casi dos millones en fichas y relegando a Lee por debajo del millón. Ivey le hizo reducir su estaca aún más, sin embargo en un punto casi de quiebre, Lee fue capaz de duplicar en una mano de Omaha 8 para mantenerse con vida con 650K en fichas.

Una vez más, Ivey aplicó presión y comprometió seriamente a su oponente. Luego de varios botes divididos, Lee terminó all-in en la tercera calle de una mano de Stud 8 siendo pagado por Ivey. Lee terminó formando {J-Hearts}-{6-Clubs}-{7-Spades}-{Q-Hearts}-{J-Spades}-{5-Spades}-{K-Diamonds} mientras que Ivey consiguió armar la mano ganadora de {Q-Diamonds}-{Q-Spades}-{3-Clubs}-{5-Clubs}-{8-Spades}-{7-Clubs}-{Q-Clubs}. Gracias a las tres Q, Ming Lee era finalmente eliminado en segundo puesto con un premio consuelo de $136.292.

Phil Ivey ganó su séptima pulsera de la WSOP y el correspondiente premio de $220.538. Fue su segunda pulsera de la edición 2009 de la World Series of Poker, lo que lo convierte en el segundo jugador en alcanzar esa marca durante éste año. Además, recibirá una gran suma de dinero de parte de sus amigos y colegas apostadores siendo que las apuestas paralelas sobre ganadores de pulseras son moda éste año.

Ivey ocupa un lugar de élite entre un grupo de jugadores dentro la historia de la WSOP. Billy Baxter es el otro único jugador en poseer siete pulseras de oro. Erik Seidel tiene ocho, Johnny Moss nueve, Johnny Chan y Doyle Brunson diez y Phil Hellmuth se ubica en la cima con once pulseras. Ivey siempre ha sido reconocido como una especie de súper jugador, con una habilidad que no es mensurable y una intensidad que pone a los otros jugadores de rodillas. Y cuando aplica esas cualidades, no hay quien pare al veterano profesional.

¡Felicitaciones a Phil Ivey por éste gran logro!