Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | World Series of Poker | WSOP 2009

WSOP 2009: Aldridge ganador del Evento 9 de Hold’em No-Limit 6-Handed

Compartir esto

Estuvo lejos de ser la mesa final más vista de la World Series of Poker 2009, pero no fue menos importante que cualquier otra. Pon a Phil Ivey en un mesa y las gradas se llenarán de fanáticos que parecen que salen de su letargo. Pero pon en la mesa a seis relativamente desconocidos, la mayoría de los cuales no tienen familiares ni amigos en Las Vegas y el nivel de interés despertado en torno a la mesa no será el que podría o debería ser. A pesar de ello, la tensión y la emoción de la mesa no se redujo a cero ya que los jugadores estaban compitiendo por una única e inigualable pulsera de la WSOP.

La concurrencia inicial del Día 1 fue de 1.459 jugadores, que se redujeron a sólo 105 hacia el final de la noche, habiendo pasado con mucha anterioridad la burbuja monetaria. Los jugadores se zambullían así en el pozo de premios de $1.991.535, aunque todos apuntaban al premio de $428.259 del primer puesto.

El Día 2 concluyó a las 3:00am a dos jugadores de definirse la mesa final. Ocho fueron los que retornaron el viernes 5 de junio para jugar hasta coronar un campeón. Bryce Yockey era el líder al inicio del Día 3 con 1.489.000 fichas y nadie estaba, de hecho, fuera de competencia.

No obstante, uno de los que menos fichas tenía decidió hacer su movida de inmediato siendo que Bryn Kenney movió todas sus fichas al centro de la mesa poco después de reiniciado el juego. Su {A-Spades}-{9-Diamonds} se enfrentó al {A-Hearts}-{J-Diamonds} de Carman Cavella y ambos vieron como salían las siguientes cartas: {Q-Clubs}-{3-Diamonds}-{7-Clubs}-{6-Diamonds}-{4-Clubs}. Por lo tanto, Kenney se despidió en octavo lugar con un premio de $42.320.

Los siete últimos participantes, aunque aún restaba una eliminación para establecer la mesa final, fueron trasladados a una mesa a ser filmada por ESPN antes de continuar con el juego. Finalmente, fue Praz Bansi quien reviró pre-flop apostando su all-in con {A-Clubs}-{10-Clubs}. Yockey le pagó con {A-Spades}-{J-Hearts} y siendo que las cartas de la mesa fueron: {9-Clubs}-{2-Hearts}-{3-Hearts}-{5-Diamonds}-{A-Diamonds}, se acabó la participación de Bansi sin poder alcanzar la mesa final. Su séptimo lugar le valió un premio de $42.320.

Poco después que los seis finalistas comenzaron a jugar, fue Manny Minaya quien apostó el resto de sus últimas 295K fichas con par en mano de 8-8. Peter Gould fue quien le pagó con un dominante par en mano de 9-9. El repartidor les dio: {Q-Spades}-{6-Diamonds}-{3-Hearts}-{J-Spades}-{4-Diamonds} por lo que Minaya se despidió prontamente en sexta posición con un premio de $59.049.

Luego sobrevino una pausa en el ritmo de juego. Hubo muy poco juego post-flop durante el transcurso de la siguiente hora debido al amplio incremento en los premios que pagaban cada una de las posiciones finales por lo que de inmediato los jugadores empezaron a ser muy cautelosos. En determinado punto, Ken Aldridge presionó apostando su all-in y logró duplicar a través de Cavella, lo cual posicionó a Aldridge en la cima de la clasificación. El juego volvió a ralentizarse hasta que…

Charles Furey y Ken Aldridge se enfrentaron en una acción pre-flop en la cual Furey terminó all-in teniendo par en mano de 10-10 siendo pagado por Aldridge con par en mano de 9-9. El flop no hizo más que asegurar el bote para Aldridge al ser: {9-Spades}-{3-Clubs}-{7-Spades}. La {Q-Spades} del turn le dio más outs a Furey pero el {3-Hearts} del river decretó el fin de la participación de Furey en el torneo ocupando el quinto puesto con un premio de $80.896.

Bryce Yockey nunca pudo recuperar su estatus al comienzo del día de líder en fichas y, finalmente, embarcó todas sus fichas en una acción pre-flop con par en mano de 10-10. Cavella le pagó con {K-Hearts}-{Q-Hearts} para ver como las cartas de la mesa salían automáticamente a su favor siendo {Q-Spades}-{6-Clubs}-{8-Spades}-{8-Hearts}-{A-Spades}. Esto decretó el fin del torneo para Yockey, quien se retiró en cuarto lugar valiéndole un premio de $115.230.

Poco después fueron Aldridge y Peter Gould quienes participaron de una mano para ver un flop de: {7-Diamonds}-{6-Spades}-{2-Clubs}. Gould se movió al all-in con sus últimas 385K fichas teniendo K-9 con el rey como carta más alta a lo que Aldridge hizo “check-call” luego de mucho pensar con su A-10. La mano con As como carta más alta fue buena, en especial cuando apareció el {A-Spades} en el turn decretando la salida de Gould en tercera ubicación con un premio de $170.953.

Luego de un breve receso dio comienzo el juego heads-up con el siguiente conteo de fichas:

Carman Cavella 3.525.000
Ken Aldridge 3.040.000

Una vez más, el juego se sucedió a un ritmo muy lento sin demasiadas apuestas o revires. Pares en mano como K-K se jugaban pasando hasta el final cuando había un As entre las cartas de la mesa y daba la sensación que la partida podría no definirse nunca.

Más de una hora después del inicio del heads-up, la frase “all-in” fue pronunciada por Cavella en una acción pre-flop, probablemente debido al mero cansancio luego de tres largos días de juego. Aldridge pagó con {9-Diamonds}-{8-Diamonds} mientras que Cavella mostró {K-Clubs}-{10-Clubs}. Las cartas de la mesa fueron: {3-Spades}-{4-Diamonds}-{7-Clubs}-{4-Clubs}-{10-Diamonds}, por lo que Cavella logró duplicar a través de su oponente.

Momentos después, Cavella apostó luego de un flop de: {4-Clubs}-{Q-Clubs}-{9-Diamonds}. Aldridge hizo su movida all-in post-flop mientras que Cavella puso en riesgo su participación en el torneo pagando rápidamente con su {K-Spades}-{Q-Diamonds}. Aldridge mostró {Q-Spades} y otra carta de tréboles y como el turn y el river no produjeron cartas de relevancia, Cavella duplicó alcanzando la marca de 2,7 millones de fichas. Sin embargo, Aldridge aún poseía unos 3,8 millones por lo que se necesitaría otra duplicación exitosa por parte de Cavella para catapultarlo al liderazgo.

Los minutos dieron paso a las horas en la mesa de dos integrantes y poco había cambiado con respecto al conteo inicial de fichas. Pero en el transcurso de unos pocos niveles siguientes, Aldridge amplió su liderazgo llevando a Cavella a una posición de cuasi desesperación debido al aumento de las ciegas.

Finalmente, Cavella apostó yéndose al all-in con {K-Diamonds}-{4-Diamonds}, pero Aldridge estuvo dispuesto a pagarle con {K-Spades}-{Q-Diamonds}. Las cartas de la mesa fueron: {9-Spades}-{9-Clubs}-{K-Clubs}-{10-Clubs}-{J-Spades} por lo que el kicker de Aldrige fue lo suficientemente bueno como para ganar. En última instancia, Carman Cavella debió conformarse con el segundo puesto junto con el premio de $264.814 por su labor.

Ken Aldridge se transformó en el campeón del Evento 9 de la WSOP, llevándose un premio de $428.259 y la codiciada pulsera de oro gracias a su victoria.