Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | World Series of Poker | WSOP 2009

WSOP 2009: Sung se consagra en el Evento 4 de Hold’em NL

Compartir esto
Una concurrencia récord de más de 6.000 jugadores de todas partes del mundo tomó parte en el torneo Hold’em No-Limit de $1.000; un barato monto de inscripción (relativamente hablando) en la búsqueda de una pulsera de la World Series of Poker. Los únicos nombres destacados en alcanzar la mesa final fueron el auto proclamado semiprofesional, Dan Heimiller y Steve Sung, profesional oriundo de Los Angeles. La mesa final con sus correspondientes asientos y conteo de fichas fue como sigue:

Asiento 1: Dan Heimiller 4.155.000
Asiento 2: Jeff Oakes 1.680.000
Asiento 3: Nathan Mullen 1.210.000
Asiento 4: Phong Huynh 1.310.000
Asiento 5: James Matz III 1.885.000
Asiento 6: Steve Sung 3.395.000
Asiento 7: Panayote 'Pete' Vilandos 1.940.000
Asiento 8: Larry Sidebotham 1.500.000
Asiento 9: Danny Fuhs 965.000

No tomó demasiado tiempo perder al primero de los jugadores. Danny Fuhs fue el primero en accionar, apostando 125.000 y fue pagado por Phong Huynh. El flop fue A-J-10 con dos tréboles, Fuhs apostó 180.000 y Phong le pagó. El turn correspondió a un 2 de picas por lo que en la mesa había ahora dos cartas de ese palo. Fuhs volvió a tomar la iniciativa y apostó 400.000 pero fue contestado con un all-in por parte de Phong. Fuhs pagó inmediatamente con su A-J que le daba doble par más alto pero recibió un baldazo de agua fría cuando vio que Phong tenía par en mano de 10-10 que le daba el trío. Al no salir ningún as ni J en el river, significó la despedida del torneo para Danny. Danny Fuhs finalizó en novena posición ganando un premio de $114.168, más de cien veces el monto de la inscripción. Un trabajo de cuatro días para nada malo.

Luego de ganar ese gran bote, parecía que Phong estaba en buena forma para buscar su oportunidad de quedarse con la pulsera. Habiendo visto su par en mano de 3-3, hizo “limp” ocupando una posición intermedia por un monto de 60K. James Matz subió la apuesta a 200K y Larry Sidebotham pagó, del mismo modo en que lo hizo Phong. El flop fue soñado para Phong al ser… J-4-3 de diferentes palos. Todos pasaron. El turn fue el 7 de corazones, Larry fue el primero en accionar apostando 370K mientras que Phong decidió tender una trampa y sólo igualó. Para sorpresa de ambos, Matz se movió al all-in, por un monto que cubría todas las fichas de sus adversarios. Larry se descartó mientras que Phong pagó si dudar gracias a su trío. Sin embargo, para su desgracia, Matz tenía par en mano de J-J habiendo recibido en el flop un trío mayor. No salió la única carta que lo salvaba en el river y por ello Phong Huynh se retiró en el octavo puesto ganando $117.414.

El líder en fichas, Heimiller, cayó en un bache luego de formar un trío de 4 en un flop de: 8-4-2, el cual mostraba dos picas. Heimiller buscó engañar con su juego y pasó… tal vez eso fue su perdición. Pete Vilandos, quien había revirado al “limp” pre-flop de Heimiller, también pasó. El turn correspondió al 5 de picas y ésta vez, Hemiller decidió apostar 500K. Fue pagado de inmediato por Vilandos. El river mostró al 6 de corazones y Heimiller volvió a apostar, ésta vez 600K. Vilandos volvió a pagarle y descubrió su K-2, con el rey siendo de picas y formando la escalera más baja. Éste enorme bote permitió que Vilandos fuera el nuevo líder en fichas.

Jeff Oakes se encontró con que su estaca por encima de la media se había reducido en casi su totalidad por lo que decidió hacer una movida con par en mano de 5-5 ocupando la posición de ciega grande y por el monto de sus últimas 460K fichas. Steve Sung había iniciado la acción apostando 220K y pagó sin dudar con su A-Q. El flop mostró un as y otro más se descubrió en el river sellando el resultado. Jeff Oakes finalizó ocupando el séptimo puesto con un premio de $126.613.

Steve Sung había comenzado su participación en la mesa final siendo segundo en cantidad de fichas aunque debió atravesar un duro trance inicialmente. Esto no persuadió a éste habilidoso profesional quien encendió sus motores aplanando la mesa durante el transcurso de un nivel lo que incluyó quedarse con un gigantesco bote arrebatado al líder en fichas, Dan Heimiller, cuando éste último le reviró por un monto adicional de 850K en respuesta a la apuesta inicial de Sung por valor de 650K, todo esto siendo las cartas de la mesa: A-10-8-J. Sung le contestó yéndose al all-in y Hemiller se descartó y de ésta manera Sung pasó a ostentar el liderazgo con 6,3 millones de fichas siendo seguido por Vilandos con 4,5 millones. Heimiller cayó por debajo de los dos millones de fichas tras esa mano.

La espiral descendente de Hemiller continuó cuando decidió tender una trampa con su A-K de picas al sólo hacer “limp” desde su posición de button. Sung siguió con su ritmo arrollador apostando por valor de 350K y desde su posición de ciega pequeña. Vilandos, la ciega grande, pagó y rápidamente, Heimiller apostó su all-in. Sung le pagó mientras que Vilandos se descartó. Sung tenía A-Q por lo que Heimiller se encontraba en una excelente posición para duplicar. No obstante, no era el día de Heimiller y sí pareció serlo el de Sung dado que una reina se descubrió en el flop asestando un golpe de eliminación al ex líder en fichas. Dan Heimiller se despidió en sexta ubicación ganando $145.009.

Sung tomaba así completo control gracias a sus más de nueve millones de fichas y continuó con su incansable agresividad en una serie de revires y apuestas. El show de Sung prosiguió cuando Nathan Mullen apostó yéndose al all-in por un monto de 1,6 millones teniendo J-10 de tréboles y Sung le pagó con su A-7 de diferentes palos. El flop fue de: K-Q-J dándole la ventaja a Mullen al tiempo que sus fanáticos se volvían locos. Los partidarios de Larry Sidebotham comenzaron a cantar pidiendo por un 10, de modo que Larry pudiera beneficiarse con la eliminación de Mullen. El aliento de la parcialidad de Larry funcionó ya que un 10 se descubrió en el river y, por lo tanto, Sung eliminó a otro jugador más. Nathan Mullen finalizó ocupando el quinto lugar con un premio de $175.581.

Finalmente, Sung recibió un golpe a manos de Pete Vilandos cuando éste apostó todas sus fichas teniendo par en mano de 9-9. Sung le pagó con su A-K. El flop fue positivo para Pete al ser… Q-Q-4, pero la jota del turn le daba a Sung muchas outs ya que le favorecía cualquier as, rey, jota o 10. Pero ninguna de esas cartas salió en el river por lo que Vilandos duplicó hasta acercarse a la marca de 5 millones mientras que Sung cayó por debajo de los 10 millones de fichas.

Larry Sidebotham había sido paciente durante toda la noche observando como jugador tras jugador era enviado a las gradas. Al estar por debajo del millón de fichas, no pudo esperar más e hizo su movida all-in desde la posición de button y teniendo Q-J de tréboles. James Matz le pagó con A-7. Siendo 9-3-2-9-2, las cartas de la mesa decretaron el fin para Sidebotham y su ruidosa parcialidad. Larry Sidebotham se despidió en cuarto puesto con $227.254.

La declinación de Steve Sung sólo fue momentánea al tiempo que se enfrentó a James Matz en una contienda entre ciegas. Matz hizo “limp” ocupando la posición de ciega grande pero Sung apostó 400K adicionales. Matz le pagó. El flop fue de: Q-10-5 de diferentes palos y Matz apostó primero por un monto de 475K. Sung subió apostando 1,1 millones y Matz, rápida y casi inexplicablemente, reviró yéndose al all-in teniendo 5-4 de tréboles que le daba el par más bajo. Sung pagó y lo sorprendente fue que Matz, de hecho, estaba en ventaja, no obstante ésta era pequeña, siendo que Sung tenía K-J, cartas que eran mayores a las de la mesa y que le daban un draw a escalera a dos puntas. Matz mantuvo la delantera en el turn al salir un 8 pero el river constó de un mortal as por lo que Sung volvió a eliminar a otro jugador. James Matz abandonó el torneo en tercera posición con un premio de $313.826.

El juego heads-up dio comienzo con Sung en la marca de 12,4 millones de fichas en contraposición a los 5,6 millones de Vilandos. Éste último se quedó rápidamente con dos botes de interesante tamaño acortando el margen a 10 millones versus 8 millones. Los jugadores se tomaron un receso de cinco minutos durante el cual Sung se sentó en una esquina en un estado de trance. Quizás estaba rezándole a los dioses del poker ya que en la primera mano luego del receso, Sung fue el primero en accionar apostando 500K encontrándose con la suba a 1,7 millones de Vilandos. Sung movió todas sus fichas al centro de la mesa y Vilandos le pagó. Sung había recibido par en mano de K-K en el momento justo siendo que Vilandos también tenía un par en mano, pero en su caso de 8-8. Los reyes se impusieron y acabó el torneo. Pete Vilandos ocupó el segundo puesto ganando $473.283.

Steve Sung había llegado a la mesa final segundo en fichas pero rápidamente se hizo del liderazgo y nunca más lo soltó. Sung se impuso a más de 6.000 jugadores para ganar su primera pulsera de la WSOP y un premio al primer puesto de casi 800 veces el monto de inscripción que había abonado. Steve Sung terminó primero embolsando un premio de $771.106. ¡Felicitaciones Steve!