Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | World Series of Poker | WSOP 2009

WSOP 2009: Lunkin se adjudica el evento 2 de $40K de inscripción

Compartir esto
El evento con la inscripción más onerosa, a excepción del H.O.R.S.E. de $50K, dio comienzo cuatro días atrás y contó con 201 de los más grandes y brillantes jugadores de poker quienes abonaron $40.000 cada uno con la esperanza de hacerse con casi dos millones de dólares y de una pulsera de la WSOP. La mayoría de estos grandes jugadores no lograron alcanzar la mesa final pero aún así, en la contienda se anotaron el ex campeón del Evento Principal de la WSOP, Greg Raymer, el veterano Ted Forrest y los “chicos maravilla” de Internet, Justin Bonomo, Isaac Haxton y Dani Stern. La mesa final con sus respectivos asientos y fichas fue como sigue:

Asiento 1 – Ted Forrest 560.000
Asiento 2 – Noah Schwartz 660.000
Asiento 3 – Alec Torelli 2.340.000
Asiento 4 – Isaac Haxton 5.955.000
Asiento 5 – Greg Raymer 3.345.000
Asiento 6 – Justin Bonomo 1.685.000
Asiento 7 – Lex Veldhuis 3.805.000
Asiento 8 – Dani Stern 1.300.000
Asiento 9 – Vitaly Lunkin 4.565.000

No hubo mucha acción inicialmente ya que principalmente se trató de revires y descartes durante las primeras quince manos aproximadamente. Justin Bonomo fue el beneficiario de un regalo de parte de Greg Raymer cuando el primero reviró yéndose al all-in luego de una apuesta inicial de 150K de Raymer, por un total de 1,44 millones. Raymer pagó con A-8 pero el A-J de Bonomo se impuso por lo que éste último duplicó hasta cerca de los tres millones mientras que Raymer cayó por debajo de la marca de dos millones.

Ted Forrest había comenzado su participación en la mesa final como el más corto en fichas y sabía que tendría que hacer una movida si es que quería tener alguna posibilidad de obtener el torneo. Ocupaba la posición de ciega pequeña y todos se descartaron a excepción de Noah Schwartz quien reviró lo suficiente como para provocar el all-in de Ted. Éste pagó con J-10 de diferentes palos y se enfrentó al par en mano de 3-3 de Schwartz. El flop constó de K-9-2, todas de picas, lo que le daba a Schwartz un draw a un color bajo más allá del par ya formado. El turn hizo que las cosas fueran más emocionantes dándole a Forrest un pequeño resquicio de esperanza al ser un 8 rojo. Sin embargo, la carta del river no fue una de las que Forrest estaba necesitando por lo que fue eliminado. Ted Forrest finalizó ocupando la novena posición junto con un premio de $230.317.

Noah Schwartz también pasó a estar corto en fichas y pronto habría de unirse a Forrest en las gradas al moverse al all-in pre-flop con A-K, sólo para descubrir que se encontraba en grandes problemas debido a que Greg Raymer poseía A-A y pagó sin dudar. Los ases de Raymer, a diferencia de ayer cuando en dos ocasiones perdió con esa mano, lograron imponerse por lo que Schwartz fue el siguiente jugador eliminado. Noah Schwartz terminó ocupando la octava posición con un premio de $246.834.

Luego de su traspié inicial con Bonomo, Raymer se recuperó vengándose. Isaac Haxton hizo la primera apuesta en el bote por un total de 225.000 y Raymer, primero a su izquierda, pagó. El flop fue 9-6-5 con dos picas y Haxton pasó cediéndole el turno de hablar al ex campeón. Raymer apostó 400.000 y Haxton no perdió tiempo en anunciar que se iba al all-in. Pero Raymer, a su vez, contestó con rapidez que aceptaba el desafío y descubrió su par en mano de 6-6 que formaba trío en el flop. Haxton tenía el par en mano más alto al ser éste de J-J, pero no habría de recibir ninguna jota más en las dos cartas siguientes. Esa mano posicionó a Raymer en torno a los seis millones en fichas mientras que desplomó al ex líder en fichas por debajo de la marca de tres millones.

Lex Veldhuis tenía un atractivo grupo de apoyo liderado por su novia, Evelyn Ng, pero desgraciadamente hubo pocos motivos para festejar en el transcurso de la tarde. Tempranamente había sufrido un bad beat a manos de Dani Stern y luego encontró su perdición al moverse al all-in con A-7 de diamantes luego de una apuesta inicial de Raymer, quien tenía par en mano de K-K. Los reyes lograron imponerse por lo que Lex Veldhuis ocupó el séptimo lugar con un premio de $277.940.

Alec Torelli nunca había podido cobrar impulso y estando por debajo de su último millón de fichas, decidió abrir la mano apostando su all-in desde su posición de cutoff (jugador a la derecha del button) y teniendo A-2, sólo para ser pagado por Isaac Haxton y su A-10. Las cartas de la mesa no fueron de ayuda para Alec Torelli por lo que fue eliminado en sexto puesto con un premio de $329.730 por su actuación.

Dani Stern había llegado a la mesa final como el tercero con menos fichas pero se abrió camino en la contienda. Estando con menos de dos millones, Stern reviró yéndose al all-in luego de una apuesta mínima inicial de Raymer y éste pagó con su par en mano de 7-7. Stern poseía un A-10 y parecía que habría de unirse a sus amigos en las gradas luego de las cartas Q-Q-4-6 del flop y del turn. El river, sin embargo, fue un 10 y la bulliciosa parcialidad de Stern explotó por la duplicación de su amigo.

Junto con Greg Raymer, Justin Bonomo era probablemente el jugador más aclamado de la mesa final. Justin había logrado añadir casi un millón de fichas a su estaca de tamaño moderado gracias a una apuesta pagada generosamente por parte de Raymer. Bonomo consultó sus cartas y vio que tenía un par en mano de J-J por lo que abrió el juego apostando 250.000. Encontró algunas respuestas por parte de Isaac Haxton quien ocupaba la posición de ciega pequeña y de Greg Raymer quien ocupaba la ciega grande. El flop se sucedió y fue de 10-9-3 con dos corazones a lo que Haxton se adelantó apostando 300K, cantidad más bien reducida. Raymer se descartó mientras que Bonomo decidió poner algo de presión sobre Haxton moviéndose al all-in por un monto aproximado de 2,8 millones de fichas. Sólo que había un problema para Bonomo, Haxton lo engaño perfectamente al sólo igualar la apuesta pre-flop teniendo par en mano de A-A. Finalmente, los ases lograron imponerse y Justin Bonomo se despidió ocupando la quinta posición con un premio de $413.166 por su labor de cuatro días.

Isaac Haxton había comenzado la jornada como líder en fichas pero, restando sólo cuatro jugadores en competencia, se encontraba junto con Dani Stern como los dos quienes menos fichas tenían. Stern igualó la ciega grande ocupando la posición de button mientras que Haxton, tratando de llevarse ese dinero junto con el aportado obligatoriamente por la ciegas, apostó yéndose al all-in con K-7 de tréboles. No obstante, Stern decidió enfrentarlo con su par en mano de 5-5, jugándose. El flop fue de A-6-3 con dos tréboles, lo que mantenía la ventaja de Stern gracias a su par de 5-5 pero Haxton tenía montones de outs y consiguió una de ellas debido al 9 de tréboles del turn, logrando duplicar y comprometiendo seriamente a Stern en el proceso. Stern habría de ser eliminado poco después al terminar all-in pre-flop con un Q-10 que fue superado por el A-K de Vitaly Lunkin. Dani Stern se despidió en cuarto lugar embolsando $548.315 por su performance.

Raymer, el ex campeón mundial, luego mostró que está demasiado enamorado del par en mano de 5-5. Raymer inició las apuestas sumando 400K al bote pero Haxton le reviró por un total de 1,25 millones. En una inusual y, de alguna manera desconcertante movida, Raymer le contestó yéndose al all-in por un total de… 8,1 millones de fichas. Haxton apenas lograba cubrir la apuesta y tomó la dura decisión de pagar con par en mano de 9-9 y se mostró encantado al ver que estaba en la delantera. Los nueves aguantaron y así como así, Raymer fue eliminado en tercer lugar, obteniendo $774.927. Raymer se mostró cortés aún en la derrota y firmó su protector de cartas entregándoselo al joven Haxton.

Comenzó el juego heads-up con Haxton ostentando un liderazgo en fichas sobre Lunkin en una relación de 2 a 1, pero éste último tomó control rápidamente del torneo apoderándose del liderazgo gracias a una serie de revires y apuestas realizados en los momentos precisos. Sin embargo, Haxton se recuperó y volvió a sacar una ventaja como la que había tenido al inicio del heads-up pero luego fue cuando cometió un error garrafal que le daría a Lunkin el claro dominio del partido. Haxton apostó 400K ocupando la posición de button y Lunkin le reviró por un total de 1,4 millones. Haxton pensó cuidadosamente y anunció que se movía al all-in. Lunkin pagó jugándose la permanencia en el torneo y teniendo par en mano de 10-10 comprobando que se encontraba por delante del K-3 de tréboles de Haxton. Un 10 diez vino en el flop por lo que fue Lunkin quien pasó a ocupar un liderazgo en relación 2 a 1 en fichas respecto de su oponente.

No obstante, la diosa fortuna habría de toparse con Haxton cuendo éste su movió al all-in luego de una apuesta de Lunkin quien tenía K-10 con las cartas de la mesa siendo K-5-3-6. Lunkin pagó al instante con su par en mano de A-A por lo que Haxton pronunció la desgastada frase: “¡una vez!”. Bien, “esa vez” fue aquella ya que el river produjo un 10 y Haxton levantó sus puños en el aire mientras que sus seguidores se volvían locos, saltando y gritando “¡una vez!”. Ésta afortunada duplicación le dio a Haxton una ventaja en fichas de 14 a 10 millones sobre el frustrado contrincante ruso.

La suerte volvería a posarse sobre Haxton aunque brevemente cuando decidió irse al all-in luego de un flop de A-5-4, todo de tréboles. Haxton poseía Q-8 de diferentes palos pero el 8 era de tréboles y fue pagado por Lunkin quien tenía Q-10, con la reina también de tréboles. El turn fue un 8 y, a menos que Lunkin pudiera obtener un 10 o un trébol, la pulsera sería de Haxton. Lunkin no lo dijo pero estoy seguro que por dentro pensaba: “¡una vez!” y sus ruegos fueron contestados siendo que el river arrojó un trébol por lo que la maratónica batalla heads-up habría de continuar. Ahora era Lunkin quien tenía una enorme ventaja en fichas, con 18,5 millones versus 5,5 de su oponente.

La buena seguidilla de cartas de Lunkin continuaría siendo que le tocó un par en mano de A-A. Lunkin decidió tender una trampa y sólo hizo “limp”. Haxton subió hasta 600K y Lunkin le pagó. Las cartas del flop fueron Q-10-8, todas de diamantes y Haxton se adelantó apostando 1,2 millones. Lunkin reviró yéndose al all-in mientras que Haxton le pagó con su 8-3, siendo el 3 de diamantes. Lunkin no tenía diamantes por lo que Haxton tenía algunas outs para ganar la mano y volver a estar en competencia. El turn fue un 7 de tréboles mientras que el river fue un rey de picas por lo que Lunkin resultó ganador de su segunda pulsera de la WSOP en el lapso de dos años. Isaac Haxton se quedó con el segundo premio embolsando $1.168.566.

Vitaly Lunkin fue una especie de zorro astuto a lo largo del torneo. Volando por debajo del alcance del radar, esperando el momento oportuno y haciendo caer en la trampa a sus oponentes, una y otra vez. Vitaly Lunkin es el ganador del evento NLHE de $40K de inscripción siendo recompensado con $1.891.012 y su segunda pulsera de la WSOP. ¡Felicitaciones Vitaly!