Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Línea | Noticias Poker Online

Avances en la investigación de Tokwiro sobre UltimateBet

Compartir esto
El asunto se está complicando, por no decir que se está alargando.

El escándalo de las trampas en UltimateBet se hizo público por primera vez en marzo de 2008, a pesar de que los rumores acerca de irregularidades circulaban entre los foros de póquer de Internet desde los meses previos. Luego de muchos meses de investigación por parte de una firma de auditoría externa llamada Gaming Associates, un informe preliminar con los hechos constatados fue publicado.

A pesar de la publicación de una conclusión, UltimateBet reconoció que se descubrieron más cuentas sospechosas que se piensa fueron utilizadas por uno o muchos “súper-usuario(s)”. A partir de esto se ha filtrado la noticia de que una de las personas supuestamente involucradas en el escándalo era no otro sino Russ Hamilton, dueño de UltimateBet y campeón del Evento Principal de la World Series of Poker 1994. Poco después de realizadas estas acusaciones, hubo más implicancias de parte de la Kahnawake Gaming Comission teniendo en cuenta que ésta (KGC) lanzó un comunicado anunciando la contratación de un investigador externo para auditar al Tokwiro Enterprises, la compañía madre de tanto UltimateBet como de Absolute Poker.

Justo en el momento en que Tokwire Enterprises se preparaba para ser objeto de una mayor investigación de lo que había sido hasta ahora, la compañía lanzó una solicitada en el sitio web de UltimateBet acerca de sus propias investigaciones en el escándalo de UltimateBet. No era ampliamente conocido que Tokwiro estaba llevando a cabo sus propias investigaciones y, aunque los resultados de dichas investigaciones todavía han de ser sujetos a supervisión por parte de Gaming Associates y de la Kahnawake Gaming Commision, decidieron de todas maneras publicar una declaración en el interín.

La mayoría de la información publicada en la declaración de Tokwiro del 25 de julio, ya era de conocimiento público e indicaba que bajo la conducción de los anteriores dueños, ciertos y determinados jugadores configuraron cuentas que les permitían ver todas las cartas produciendo así el engaño a través de un fallo particular del sistema. La nueva información contenida en la declaración incluía el hecho de que había 19 cuentas y 88 nombres de usuarios involucrados en la compleja trama. Además, la nueva gerencia está todavía intentando verificar a todos los jugadores que fueron estafados en el escándalo, mientras que el proceso de reembolso se encuentra aún desarrollo debido a su compleja naturaleza.

La declaración se reproduce a continuación, y entre comillas se leen las palabras de Paul Leggett, CEO de Tokwiro:

MONTREAL, CANADÁ – (25 de julio de 2008) – Tokwiro Enterprises ENRG (“Tokwiro”), propietarios de UltimateBet.com (“UB”), una de las diez más grandes salas de póquer en línea, anunció el día de hoy que ha concluido la investigación referente a las acusaciones de juego fraudulento en el sitio de UB.

Tokwiro ha compilado completa información forense incluyendo direcciones de IP, dispositivos, historias de transferencias y retiros y de nombres asociados a las cuentas de jugadores que se beneficiaron ilícitamente al poder ver las cartas cubiertas del resto de los jugadores. Los resultados de la investigación interna de Tokwiro han sido remitidos a la KGC y a sus auditores siendo que dicho cuerpo regulatorio continúa con sus propias investigaciones. Estos resultados se suman a los datos que Tokwiro ya había compartido con la KGC.

Tokwiro ha identificado un total de 19 cuentas y 88 nombres de usuario asociados que están implicados en el fraude, incluyendo la cuentas que ya habían sido publicadas en los reportes investigativos del 29 de mayo de 2008 y del 8 de julio de 2008. Los mismos perpetradores que habían sido identificados previamente controlaban todos aquellos nombres de usuario. No hay nuevos perpetradores involucrados, sólo nuevos nombres de usuario. Dichos nombres fueron cambiados muchas veces a lo largo de la duración de la estafa con la aparente intención de evitar la detección. Nuestra lista completa de nombres de usuario envueltos en la estafa ha sido enviada a la KGC y la compañía no espera encontrar nuevos nombres de usuario implicados.

Paul Leggett, CEO de Tokwiro dijo “No se confundan: nuestra gerencia está escandalizada de que esta estafa haya ocurrido en nuestro sitio a través de un software ilícito alojado en los servidores de UB previo a nuestra compra de UltimateBet. Tokwiro busca de manera agresiva todas las vías legales de reparación para proteger y compensar a nuestros jugadores y al negocio. Que quede claro que brindaremos más información a la comunidad del póquer y al público en general mientras hacemos respetar nuestros derechos y los derechos de nuestros jugadores.”

“Con respecto al reembolso a los jugadores afectados, continuamos con nuestro análisis con motivo de determinar los montos a reembolsar. Proseguiremos con otra tanda de reembolsos en las próximas semanas. Agradecemos a la comunidad del póquer por su invalorable contribución en esta investigación y aseguramos que nos mantenemos comprometidos a investigar en su totalidad cualquier reclamo por fraude cometido en nuestro sitio” dijo el Sr. Leggett.

La investigación reveló que los perpetradores, iniciaban una sesión en el software cliente con una cuenta que poseía la habilidad de revelar las cartas cubiertas de los jugadores. Esta característica de la cuenta de poder ver las cartas ocultas era habilitada por un software ilícito alojado en los servidores de UltimaBet con anterioridad a octubre de 2006, es decir, con anterioridad a que Tokwiro adquiriera la compañía.

La cuenta utilizada para ver las cartas ocultas, de hecho, nunca fue utilizada para jugar una partida. En cambio, los perpetradores usaron la información de las cartas ocultas al iniciar sesión con esta cuenta mientras jugaban con otras, beneficiándose de ese modo con la trampa. El dinero ganado con las cuentas que poseían la información de las cartas ocultas, era luego movido dentro y fuera del sitio en una compleja red de transferencia de jugador a jugador y de retiros. Esto contribuyó a la complejidad encontraba por Tokwiro en sus esfuerzos por sacar la verdad a la luz.

El Sr. Leggett concluyó: “No podemos dejar de enfatizar el hecho de que Tokwiro y la totalidad de su equipo gerencial, no tenían conocimiento del software ilícito hasta que fue revelado por nuestra investigación; y que nadie asociado a Tokwiro estuvo implicado en el engaño en ningún momento.”