Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Libros Poker

Libros poker: "Harrington on Cash Games"

Compartir esto

Hay un consenso general de que el ex-campeón de la World Series of Poker, Dan Harrington, subió los estándares en lo que a libros de torneos de póquer se refiere con sus tres volúmenes: "Harrington on Holdem" (I, II & III). Ahora, él y su co-autor, Bill Robertie, han vuelto intentando lograr lo mismo con el Holdem en mesas regulares escribiendo dos volúmenes: "Harrington on Cash Games" (I & II). En este artículo, me voy a enfocar en el primero de ambos que desarrolla el juego previo y posterior al flop.

x-img4829d2fc1d42a.png
x-img4829d2fc1d42a.png

Tal vez, el concepto más importante en los libros de torneo de Harrington es el valor "M". O sea, la relación entre el tamaño de una pila y las ciegas y antes requerido para jugar una serie de manos. En este libro, Harrington comienza repasando ese concepto, explicando cómo la mayor diferencia entre torneos y mesas reside en que las ciegas nunca cambian y, entonces, los jugadores siempre juegan un auténtico póquer "deep stack" (muchas fichas), a menos que decidan jugar "short stack" (pocas fichas). Como resultado de ellos, el foco de la estrategia cambia de amasar suficientes fichas para mantenerse delante de la siempre-creciente estructura de ciegas a desarrollar un exhaustivo método de juego que le permita ganar la pila completa de su oponente.

Aquellos que conozcan la reputación de Harrington de ser un jugador extremadamente tight que se ganó el sarcástico apodo de "Action Dan" porque realmente genera poca acción en los torneos, verán a sus sugerencias en este libro como una revelación. Comienza analizando el juego de una típica "Roca", quien solo entra en botes con manos premium. Sostiene que este jugador rápidamente se vuelve predecible para cualquiera que no sea un pésimo jugador, y terminará ganando botes muy pequeños (cuando acierte en el flop) o perdiendo grandes botes (cuando confíe demasiado en su mano contra un jugador que saque ventaja de su estilo predecible).

Harrington advierte sobre este estilo de juego, y en cambio sugiere la necesidad de jugar un rango más amplio de cartas, incluyendo suited connectors (ej.: {9-Hearts}-{8-Hearts}) y no suited connectors (ej.: {Q-Spades}-{J-Clubs}), one-gappers (ej.: {10-Diamonds}-{8-Diamonds}), y pares chicos. Este rango mayor de manos ayudará a que los oponentes se mantengan fuera de balance, y que no puedan leer sus acciones tan fácilmente.

Harrington sugiere que, a pesar de tener las mejores intenciones, casi todos los jugadores caen en un patrón predecible sobre cuándo y cómo juegan las distintas combinaciones de cartas, y esto hace que se vuelvan "interpretables" por los jugadores top.

¿Su solución?

Variar las acciones usando la segunda manecilla del reloj. Una vez más, esta idea ya fue introducida en los libros de torneo, pero aquí el concepto cobra un rol más predominante. Con cada jugada posible previa o posterior al flop, Harrington sugiere diferentes porcentajes de aumentos, pagos y retiros. Por ejemplo, en EP, él revira suited connectors un 15-25% de las veces, tirando el resto. En lugar de tomar la decisión él mismo, mira la segunda manecilla del reloj y, dependiendo de dónde esté, hará la jugada correspondiente. Este efecto azaroso crea un jugador mucho más peligroso, porque se vuelve impredecible.

El libro contiene todo el profundo análisis de manos que los lectores pueden esperar de Harrington, y toda su pericia está expuesta para instruir a jugadores de cualquier nivel. Hay numerosos elementos que elevarán su juego a nuevos rangos, incluyendo la Primer y Segunda Ley de Harrington y una detallada discusión sobre el "metagame", el juego psicológico dentro del juego

Si tengo alguna crítica que hacerle, es que con tantas combinaciones de jugadas diferentes descriptas en sus páginas, sería útil contar con una tabla que le permita al lector ver sus opciones en un formato abreviado.

Una vez más, Harrington y Robertie han revolucionado la literatura de póquer.

Como alguien que trabaja en llenar sus huecos en el juego, este es un libro que leeré una y otra vez. Y como jugador de póquer, me gustaría quemar todas las demás copias de manera que mis oponentes no tengan la oportunidad de aprender de uno de los verdaderos expertos del juego.