Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Vivo | European Poker Tour

EPT San Remo 2008: Jason Mercier ganó €869.000

Compartir esto
x-img480d103be7750.png
x-img480d103be7750.png

Jason Mercier podría haber visitado Ámsterdam. Tras haber ganado su entrada para el EPT de San Remo, Jason tenía todo preparado para viajar a esta ciudad con unos amigos; hasta que ellos prefirieron cambiar su destino por la capital Holandesa. Teniendo que enfrentarse solo al viaje, mientras sus amigos se iban de fiesta por Holanda, estuvo a punto de cobrar su asiento. No hacerlo fue una buena decisión para este chico de 21 años, que ganó 869.000 € como campeón del EPT de San Remo de PokerStars.com .

En Fort Lauderdale, Florida, Jason pospuso su carrera como profesor después de descubrir el póquer online como una lucrativa fuente de ingresos. El EPT de San Remo fue su segundo gran torneo en vivo, tras caer eliminado en la PCA el primer día (su primer evento en vivo). Seguro que se perdona por haberse reprochado su falta de experiencia.

En lugar de sucumbir, fue a San Remo, y en medio de la euforia de una multitud que animaba a los jugadores locales, acabó como ganador tras vencer al francés Antony Lellouche en el heads-up, en un par de manos del tipo "si pestañeas, te lo pierdes".

Se produjo la típica situación en la que Jason apuesta, Antony va all-in y Jason iguala: pareja de sietes contra A-Q de Jason, que liga la segunda reina en el flop. Y punto final. Para Jason parecía que simplemente hubiese acabado el día, alegre pero sin darse cuenta de lo que acababa de hacer: ganar un premio de 1.340.867 $ y un asiento en la Gran Final del EPT de Monte Carlo de la próxima semana.

"El heads-up a dos manos fue una sorpresa. No estaba seguro de qué llevaba cuando me subía de esa manera, pensaba que quizá tuviese un as débil, quizá una pareja pequeña, puede que nada. Me pareció que, con KQ, tenía una buena oportunidad. Además, mantenía el liderazgo, 3,4 millones de fichas a 2,6 millones."

Así comenzaba la mesa final:

Asiento 1: Gregory Genovese - Italia - 694.000
Asiento 2: William Thorson - Suecia - 418.000
Asiento 3: Eric Koskas - Francia - 449.000
Asiento 4: Jason Mercier - Estados Unidos - 1.591.000
Asiento 5: Anthony Lellouche - Francia - 1.192.000
Asiento 6: Dario Minieri - Italia - 1.832.000
Asiento 7: Dag Palovic - Eslovaquia - 585.000
Asiento 8: Marcus Bower - Estados Unidos - 278.000

La final comenzó con algo de teatro (una pequeña escena, se podría llamar) con Eric Koskas de protagonista y Dario Minieri, miembro del Equipo PokerStars Pro, como actor secundario. Los dos discutieron durante un rato dando lugar a una divertida charla, más si tenemos en cuenta que ambos se han granjeado la reputación de estar un poco locos... Eric quería que Dario igualase y éste, a su vez, quería saber qué llevaba Eric antes de igualar. Dos asesinos implacables se habían puesto nerviosos de repente. ¿Qué hacían hablando?

"¿Crees que apostaría todo en la primera mano sin nada?", preguntó Eric. "Estoy loco, pero no soy estúpido."

Dario finalmente se retiró, un pequeño adelanto del fuego rápido que se avecinaba.

El clasificado a través de PokerStars Marcus Bower era el que tenía menos fichas y veía como iban pasando las manos; era cuestión de tiempo que saliese del torneo, lejos de este salón iluminado de forma artificial, con 76.700 € para gastar.

Después de una apuesta de Lellouche, Bower arrastró todas sus fichas al centro del tapete. La cámara se centró en Marcus, que llevaba una bufanda blanca, gafas de patilla blanca y un gesto de resignación en el rostro. El turno regresó a Antony, que igualó con A-J mientras Marcus enseñaba su pareja de Cuatros. Todo iba bien para el americano, hasta que el river trajo el fatal As.

El eslovaco Dag Palovic se ha labrado durante la 4ª temporada del EPT la reputación de ser tan extrovertido como impredecible. Dag llegó a la mesa final del EPT de Praga el pasado diciembre, así que se le debe cierto respeto. Entonces finalizó en séptima posición, y estaba destinado a sufrir la misma suerte en San Remo.

Apostó todas sus fichas con pareja de Reinas tras un flop que trajo 2-3-8. Supo que se le iban a complicar las cosas cuando Dario Minieri igualó instantáneamente mientras mostraba trío de Treses, mano que arrancó un bramido a Paulovic. Los Ochos del turn y del river no ayudaron a Dag, que acababa de quedar eliminado de la segunda final del año por 111.800 €.

Una hora y media más tarde, salía del torneo William Thorson. Tomó la iniciativa sólo para que Mercier le resubiera e inmediatamente volver a subir yendo all-in. Jason igualó con A-K poniéndose por delante de Thorson, que llevaba A-Q. Este enfrentamiento acabaría de forma repentina con un Rey en el flop.

Thorson, gran experto en torneos dondequiera que juegue, salió en sexta posición, incapaz de mejorar su tercer puesto en Dublín de la 3ª temporada. 140.600 € suponen un "pequeño consuelo".

Gregory Genovese llegó a la mesa final de San Remo encasillado en el papel de "suplente" de Dario Minieri: si algo le salía mal a Dario (un cúmulo de despropósitos en las primeras manos, quizá) Gregory se convertiría en el italiano al que animar. A la sombra de Dario, Gregory jugó una final muy sólida por sus propios méritos, doblando sus fichas cuando lo necesitaba y jugando un juego selectivo otras veces.

x-img480d104c1ba5b.png
x-img480d104c1ba5b.png

Irónicamente, Dario abrió el bote que eliminaría a su compatriota: una subida suya a 90.000 fichas empujó el all-in de Gregory. Lo que parecía un caso más de Italia contra Italia, tomó un giro inesperado cuando Mercier igualó el all-in. Dario igualó también, pero se retiró, con un 7-A-5 en el flop, cuando Jason apostó de nuevo. Esto dejaba el destino de Gregory en manos de las cartas de Jason; A-3 para formar pareja frente al T-9 de Gregory. El resultado era predecible y Gregory Genovese se fue del torneo con 188.500 €.

Veinte minutos después sería el extravagante francés Eric Koskas el que vería frustradas sus esperanzas. No más charla. No más teatro. Tras haber sido líder en fichas casi toda la semana, fue eliminado en cuarto lugar, de nuevo por Mercier, lo que supuso un cambio en el ritmo de la final.

La mano llegó al river y la mesa mostraba 5-J-6-8-8. Antes de que el último Ocho cayera sobre el tapete, Eric empujó todas sus fichas al centro; un valiente movimiento que transfería toda la presión al americano, que tenía una gran pila de fichas y se pasó un rato pensando. Mientras todo el mundo especulaba sobre qué mano podía tener Eric, Jason escondía 9-5, una pareja de Cincos que sólo podía batir un farol de Koskas.

Finalmente igualó y descubrió que su oponente tenía aquello que estaba esperando: un farol, un Diez como carta alta. El francés, que de repente había caído eliminado en contra de su propio pronóstico, se llevó 223.600 € por sus esfuerzos, pero no fueron suficiente para borrar el horror de su cara.

Aunque la mayor sorpresa de todas fue la eliminación prematura del miembro del Equipo PokerStars Pro Dario Minieri. Parecía que una superestrella italiana en tierras italianas tenía todas las de ganar; por no decir las esperanzas que la prensa y los aficionados locales habían depositado en el joven italiano, envolviéndose con la bandera tricolor italiana, utilizando sábanas del hotel para crear pancartas de apoyo.

Incluso los más neutrales estaban preparados para asumir que esta sería la semana de Dario; la pequeña batalla de un jugador que había luchado por hacerse un hueco en la final aún cuando las cartas le habían jugado malas pasadas durante el transcurso del torneo, empujándole a un verdadero agujero. Cuando esto sucedió, decidió salir del pozo con un poco de dinamita y encontró la salida a base de fuerza bruta; consiguiendo que la masa se arrodillara a sus pies una vez más durante el proceso.

Parecía que jugar una mano contra él era, para los observadores, un viaje en montaña rusa para cualquiera que estuviera involucrado en ella; como aguardar la nota tras un examen de matemáticas. Pero una mano lo cambiaría todo y, de hecho, la mano la llevaría a cabo un veterano profesor de matemáticas. Jason Mercier, de nuevo, preparando el examen que Dario finalmente suspendería, mandando callar a aquellos locales de acento marcado que lucían banderas verdiblancas.

"Tenía pensado mantenerme fuera del camino de Dario hasta que quedásemos tres o incluso dos porque, obviamente, llega un momento en que tienes que intentarlo.", diría Jason más tarde.

Antes de ver las cartas que decidirían la mano, había un bote de más de cinco millones de fichas en el centro de la mesa. El ganador obtendría una ventaja colosal respecto a los otros jugadores y se situaría líder destacado del torneo. El bote ascendía ya a 719.000 cuando vieron el flop: 2c-7d-8d. Antony Lellouche debía estar preguntándose qué estaba pasando.

Dario apostó 200.000 y Jason fue all-in. Ha llegado el momento de tirar el guión: Dario lo vio instantáneamente.

"Él había subido desde el botón y cuando miré mis cartas y vi un As pensé en subir a tres apuestas, el movimiento estándar.", dijo Jason. "Cuando resubió, no estaba seguro de qué podía tener. Estaba pensando en darme por vencido a no ser que ligase un As, un proyecto de color y una escalera o algo así. Cuando obtuve el proyecto de color decidí que sería más rentable pasar para luego subir all-in ya que de ese modo ganaría más si él iba de farol. Y tampoco quería verme obligado a igualar un all-in si apostaba 500.000 de cara."

Dario parecía preocupado. Iba por delante, pero no estaba tan lejos como le gustaría haber estado, enseñó una pareja de Damas contra el A-4 de diamantes de Mercier. Había dos diamantes en el flop pero además estaba el peligro de que cayera el As. El turn trajo un Cuatro de corazones y aún más posibilidades para Mercier. Con la debida pausa para la televisión, la masa y suficiente presión para que los jugadores se encogieran, se repartió la carta del river: un Tres de diamantes y el color para Mercier. En un abrir y cerrar de ojos, Dario Minieri estaba fuera.

La masa hizo un ruido, más o menos el sonido exactamente opuesto a un rugido estruendoso. Dario se quedó blanco y no daba crédito a lo que acababa de suceder, al igual que su amigo Luca Pagano. Del sentimiento de júbilo de esta mañana, a este horrible anti clímax, el sueño italiano de un ganador local había concluido y había catapultado a Jason Mercier hacia una posición de dominio total. La sorpresa de la semana, la sorpresa de la temporada.

Jason Mercier - Estados Unidos - 5.782.000
Antony Lellouche - Francia - 1.392.000

Debemos decir algo sobre el francés, y es que era un respetado jugador profesional, con muchos éxitos a sus espaldas, que había llegado a la final de Londres esta misma temporada y es uno de los jugadores franceses de elite que juegan en el circuito. Elegante ganador y noble perdedor; Lellouche tenía pocas posibilidades de ganar ante su oponente, que había acumulado una pila de fichas descomunal. Jason Mercier tardó dos manos en ganar el EPT de San Remo.

A Antony le repartieron una pareja de Sietes, una buena mano en un uno contra uno, y fue all-in. Pero no tuvo éxito, el proyecto de color de Jason se completó en el river y Antony obtuvo el segundo puesto y un cheque de 505.000 €.

"Sabía que era un jugador muy duro en el cara a cara, ha jugado muy bien durante todo el día.", dijo Antony. "Tenía dos Sietes, una mano enorme en el uno contra uno y mi pila de fichas era muy pequeña comparada con la suya, así que no me importaba jugármela a cara o cruz y empujé todas mis fichas al centro de la mesa. Acabé segundo por haber jugado cuatro botes de menos de 100.000, pero creo que he jugado bien; no he jugado mi póquer, pero sí un buen póquer."

"Por supuesto estoy contento por el dinero, pero quedar primero en un evento del EPT significa mucho para mi. Ya había llegado a una final y jugué muy mal la de Londres, así que me quería demostrar a mi mismo que podía quedar primero. Al final he acabado segundo jugando un buen póquer, así que estoy contento... ¡85 % contento... 15 % descontento!"

x-img480d106b2a641.png
x-img480d106b2a641.png

Jason realizó la procesión obligada que debe hacer todo campeón del EPT. Pasó primero por los equipos de TV, después por las cámaras y finalmente atendió al resto de miembros de la prensa que querían oír alguna palabra del ganador. Habló brevemente con William Thorson, el sexto clasificado, que aprovechando el momento le pidió un favor: sujetar su trofeo de campeón por un segundo. "Significa mucho más para ti que su valor en metálico" dijo, estrechando la mano de Jason.

¿Así que no tienes remordimientos de no haberte quedado en Ámsterdam?

"¡Por el amor de Dios, no! Lo más gracioso es que había planeado vender mi asiento de San Remo porque el amigo con el que iba a venir se arrepintió tres semanas antes. Dos de mis amigos online dijeron que iban pero que no jugarían en el evento, ‘puedes juntarte con nosotros' y al final decidí lanzarme e ir. Son muy buenos amigos ahora."

Jason dejó Ámsterdam a regañadientes por cuatro días de duro trabajo en la mesa de póquer; su esfuerzo se vio recompensado de forma espectacular y presenta la posibilidad de un ascenso cuando regrese a Ámsterdam y algunos cambios en sus planes. De momento estos incluyen Monte Carlo la próxima semana y después las World Series.

De todas formas eso tendrá que esperar. Jason tuvo que encontrar un teléfono para llamar a su madre en Florida, su familia se había pasado los últimos dos días siguiendo sus progresos en EPT Live.

"Ya te dije cuando quedábamos 32 que lo iba a ganar...", le dijo por teléfono.

Definitivamente, Jason Mercier, es el nuevo campeón del EPT de San Remo.

Resultados de la mesa final del EPT de San Remo:

1º - Jason Mercier - Estados Unidos - 869.000 €
2º - Antony Lellouche - Francia - 505.000 €
3º - Dario Minieri - Italia - 287.000 €
4º - Eric Koskas - Francia - 223.600 €
5º - Gregory Genovese - Italia - 188.500 €
6º - William Thorson - Suecia - 140.600 €
7º - Dag Palovic - Eslovaquia - €111,800
8º - Marcus Bower - Estados Unidos - 76.700 €