Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Vivo | Casino Poker

Casinos por el mundo: Antigua y Barbuda

Compartir esto
x-img481fa3ac81e73.png
x-img481fa3ac81e73.png

Antigua ha estado en las noticias recientemente por su batalla legal en la OMC en contra de los EE.UU. respecto de su disputa comercial sobre las apuestas online. Pero dónde se encuentra esta nación y qué relación tiene con el póquer.
Antigua y Barbuda son las dos principales islas de este país. Técnicamente, no se trata de un "país", sino de una nación insular. Estas dos islas están situadas en las Islas de Sotavento, que forma parte del archipiélago de las Pequeñas Antillas en el Mar Caribe del Océano Atlántico. Las otras islas de las Antillas Menores son: Anguila, Barbados, Dominica, Martinica, Montserrat, San Vicente y Las Granadinas, Granada, Guadalupe, Trinidad, Tobago, Santa Lucía, San Kitts, Nevis, San Bartolomé y San Martín.

Aunque muchas personas saben de estas islas, gracias a su popularidad entre los buques de crucero, muchos jugadores de póquer las reconocen porque allí es donde muchos sitios de póquer/casino online están situados.

Hasta el advenimiento de los juegos online, hace 10 años, la principal fuente de ingresos de esta nación insular era el turismo. Gracias a más de 15 millones de visitantes al año, un tercio de su PBI (Producto Bruto Interno) derivaba de esta actividad. Ahora, las Apuestas en Internet son una industria de 12 mil millones al año con más de 2.300 salas online. De este número, aproximadamente 195 sitios de juegos de azar están registrados en Antigua y Barbuda. Y aunque se desconocen las cifras exactas, la cuenta de ingresos de estos sitios de juegos de azar se cree que ronda los miles de millones. Dado que se estima que una tercera parte de todas las apuestas se colocan desde los EE.UU., el impacto económico en pérdidas de ingresos debido a la UIGEA es astronómico para esta pequeña nación insular. Esta es la razón por la reciente disputa legal en la OMC, ya que Antigua y Barbuda demanda una indemnización por parte de los EE.UU. que podría alcanzar los 7 mil millones de dólares o más.

x-img47f9413c2f51a.png
x-img47f9413c2f51a.png

La población de Antigua y Barbuda es de aproximadamente 70.000 habitantes, con un estimativo de 4.500 residentes de nacionalidad Norteamericana, lo que conforma una de las mayores poblaciones de dicha región en el Caribe Oriental. De estos residentes, aproximadamente un 10% estaban empleados en la industria de las apuestas online antes de la UIGEA, desde entonces, se calcula que unos 200 empleados han perdido sus puestos de trabajo. En una isla paradisíaca donde el promedio de ingreso anual es de $6.000 USD, la pérdida de puestos de trabajo es un gran golpe.

Antigua y Barbuda cuenta con seis casinos de cal y ladrillo con apuestas en dólares norteamericanos. La mayoría de estos casinos tienen los juegos usuales de blackjack, dados, ruleta y máquinas tragamonedas, pero muy pocos ofrecen póquer.

Entre los casinos que hacen publicidad de póquer se destaca The Kings Casino, el cual acoge a más de 1.000 turistas a la semana y está situado a orillas del St Johns en Heritage Quay; el mismo ofrece dos mesas de Texas Hold'em. Otro es el Grand Princess Casino que promociona un área de altas apuestas (high stake). Lamentablemente no especifican juegos y límites.

En todo el Caribe, incluyendo Antigua y Barbuda, donde los casinos se sitúan, los ciudadanos están autorizados a trabajar en los mismos, pero es ilegal que apuesten en ellos, independientemente de que trabajen allí o no. Esto es, supuestamente, una forma que tiene el gobierno local de proteger a su pueblo de sí mismos, dado que los niveles de ingresos son tan bajos. Los salones de juego/apuesta privados son ilegales, pero asumimos que existen, como en cualquier otra parte del mundo.

Una buena pregunta es "¿Pueden los ciudadanos de estas islas del Caribe jugar online?" La única respuesta puede ser "Donde hay ganas, hay posibilidades."