Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Vivo | European Poker Tour

EPT Copenhague 2008: Tim Vance sale victorioso

Compartir esto

Podemos recordar la final de Barcelona de esta temporada que se prolongó hasta bien entrada la madrugada. Nunca olvidaremos la final de hace dos años en este mismo casino, que vio al danés Mads Andersen ganar cuando el reloj marcaba las 3:00 a.m. y a los cámaras buscando frenéticamente un trozo de cinta en blanco antes de que se les acabara. Esos cara a cara fueron largos, pero esta noche Tim Vance se ha llevado la palma. El jugador clasificado a través de PokerStars, contratista de 46 años de edad de San Luis (Estados Unidos), ha ganado un cara a cara maratoniano de cuatro horas y media (el más largo de la historia del EPT), para convertirse en el nuevo campeón del EPT y llevarse 6.220.488 DKK, 834.590 €.

x-img47d6b9929602d.png
x-img47d6b9929602d.png

Durante los últimos días, Tim Vance había sido el mismo chico accesible, de principio a fin. Fácil de encontrar en el salón de cartas por su tendencia a levantarse tanto cuando jugaba como cuando no jugaba una mano, sólo tenía 11.000 el día 1 cuando hablé con él por primera vez, pero sobrevivió hasta el día 2, después hasta el 3 y, finalmente, llegó a la final con el liderazgo de las fichas. Un liderazgo que, a pesar de los valerosos intentos de sus oponentes, no iba a ceder.

Cuando Magnus Hansen cayó eliminado en tercer lugar, Tim Vance y Soren Jensen se quedaron muy cerca en número de fichas, con Soren un poco por encima de su rival.

  • Tim Vance (EE. UU.) - 2.125.000
  • Soren Jensen (Dinamarca) - 2.475.000

Soren empezó ganando y pronto aumentó su pila hasta 2,8 millones. Pero ninguno de los jugadores estaba preparado para lanzar la toalla. Una vez más, botes pequeños, uno apuesta, el otro iguala y pasan ambos hasta el river. Un bote para uno, el próximo para el otro. Entonces, transcurridas dos horas y media del cara a cara pasó esto...

Tim subió pre-flop su cantidad estándar de ese momento: 200.000. Como había sucedido en numerosas ocasiones anteriormente, Soren igualó y el flop trajo 8-2-10 con dos tréboles. Otras 200.000 por parte de Tim pero esta vez Soren resubió (nada enorme, una apuesta mínima de 400.000). Tim igualó rápidamente, cosa que produjo un despertar general en la grada. La Dama de picas cayó en el turn y Soren pasó, lo mismo hizo Tim para ver el river: la Jota de tréboles. Tim apostó y Soren lo vio, mostrando la doble pareja que había ligado en el turn. Pero la alegría le llegaba ahora a Tim que mostraba el color obtenido en el river. Cómo podrían haber sido de distintas las cosas si Jensen hubiera apostado en el turn.

"Debería haberte subido en el turn," dijo Soren.
"Sí, deberías haberlo hecho" respondió Tim.

Pero ahora Tim estaba a la cabeza: 3,7 millones contra 870.000. ¿Podría Soren ganar impulso tras ese golpe? Bueno, la respuesta pareció ser que sí cuando toda esperanza parecía haberse colado por un agujero, diez minutos más tarde Soren extrajo lo máximo posible de su oponente con pareja de Reyes contra el K-Q de Tim. No hubo suerte en esta ocasión para el americano y Soren dobló su pila.

Pero el inicio de remontada acabaría ahí. A la 1:40 h de la madrugada del domingo, Soren pasó en un flop de 2-7-8, con dos picas. Ambos jugadores pasaron y el turn trajo otra pica, la tercera. Soren apostó 115.000 y Tim los vio rápidamente, muy rápidamente. Algo estaba a punto de pasar. Soren apostó el resto de sus fichas en una mesa que mostraba posibilidades de escalera y de color. Tim se levantó. ¿Iba a ser esto otro monólogo interno de manos posibles? No.

x-img47d6b981d18cc.png
x-img47d6b981d18cc.png

"Ha sido un placer jugar con usted señor... lo veo."

Tim arrojó su {A-Spades}-{10-Spades} sobre la mesa, el máximo color posible. La mano de Soren no importaba ahora. Tras cuatro horas y media de juego, Tim Vance había ganado el EPT de Copenhague.

Tim Vance se había pasado toda la semana hablando en voz alta con su hija de tres años y medio (a su foto que tenía situada dentro de su gorra de San Luis). De todo el mundo, Tim era uno de esos chicos a los que les desearías suerte por el hecho de que se notaba que estaba disfrutando. Hablaba con todo el mundo, cantaba constantemente, aún cuando sus posibilidades de cobrar eran muy reducidas. Pero el impacto de la victoria, el efecto que esta victoria tendrá en su familia será demasiado. Después de ganar, hizo exactamente lo que había hecho en cada descanso durante esta semana. Se fue a por un cigarrillo y a hablar con cualquiera que estuviera haciendo lo mismo.

Ahora que había ganado tenía poco que decir. El trabajo que él sabía que podía hacer cuando aterrizó en Copenhague el lunes estaba hecho. Se lo había demostrado a sí mismo y a los cientos de personas que vieron la última mano y escucharon esa frase perfecta que la remató. Fue un placer verle jugar, señor.

Palabras finales de Tim Vance: "Sabía que iba a ganar. Era el mejor y quería el primer premio. Hubo momentos en que cometí errores y momentos en que tuve suerte. Pero jugué mejor que él. Sabía que cuanto más durara el torneo, más probabilidades tenía de ganar. Ha sido una competición dura, la más dura que he jugado jamás. "

Resultados de la mesa final del EPT de Copenhague:

  • Timothy Vance (EE. UU.) - €834.590
  • Soren Jensen (Dinamarca) - €472.463
  • Magnus Hansen (Dinamarca) - €274.425
  • Rasmus Hede Nielsen (Dinamarca) - €209.355
  • Daniel Ryan (EE. UU.) - €172.576
  • Nicolas Dervaux (Francia) - €135.798
  • Simon Dorsland (Dinamarca) - €107.507
  • Patrik Andersson (Suecia) - €76.386