Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Blog Poker

Blog de Joseba: Diario de Viaje I (Medellín)

Compartir esto

Hola, hola. Acá estoy de vuelta para contarles lo que paso en la última semana de póquer "in my life".

x-img4761a75d38c03.png
x-img4761a75d38c03.png

Todo comenzó hace un mes aproximadamente cuando una amiga, Veronica Dabul, me comentó que había un torneo en Medellín, Colombia, y nos convenció de ir junto con Eduardo Santi ("Kingsanti" en PokerStars y "papá" en la vida). Lamentablemente, muy cerca de la fecha de salida, la divina que nos persuadió decidió dar un paso al costado por razones personales. Pero esto no nos desanimó, e igualmente partimos hacia allá.

El torneo era el Campeonato Latino de Poker: inscripción U$ 600, re-ingresos U$ 600 y el adicional (add-on) U$ 400. La convocatoria fue muy grande. Hubo tres días clasificatorios y un día de juego final.

Durante mi primer día jugué muy sólido. Al parecer mi imagen pro no le gusto a un buen jugador colombiano y decidió que era una buena idea intentar farolearme todas las manos. Eso me permitió hacerme de una buena pila con más de 70 mil fichas. Pero al final del día, con 18 jugadores avanzando a la final, me quedaron solo 52 mil.

Una mano graciosa ocurrió contra un amigo, Santiago. Yo subo 3 veces la ciega desde la segunda posición con {7-Diamonds}-{3-Diamonds} y él ocupando la ciega grande intenta revirar. Gracias a la adorable repartidora su jugada es inválida y él tuvo que limitarse a pagar mi apuesta. El flop arroja {5-Spades}-{4-Clubs}-{4-Hearts}; él pasa y yo también. Hasta acá, para mi tenia A-K o un Par alto, Q-Q o mayor. El turn es un {2-Hearts}; él vuelve a pasar buscando sacarme jugo, pero yo sigo conforme con mi "carta gratis" y paso otra vez. La quinta carta es un {6-Spades} que me da una Escalera. Mi amigo apuesta casi el pozo y yo pensando que no me iba a creer le reviro mi resto... me paga sin pensar con K-K. ¡Ta ta ta BOOOOM! Pásame la salsaaaa...

(Había dos personajes en el torneo que cada vez que ganaban una mano hacían un show como si hubiesen pasado a la mesa final de la Serie Mundial. Lo que hay que aguantarse, ¡por DIOOOOS!)

La espera para el día sábado fue muy tranquila... todas las noches de fiesta... Hay que comentar que las colombianas son un golazo. Divinas totales. Si no me caso con vos, Clari, va a ser con una colombiana seguramente. Me enamore de una, de hecho. Se llamaba Sasha, profesión xxx. Lástima que no puedo bajar las fotos del celular. ¡Gracias Ñoño!

Otro hecho peculiar sucedió la noche del viernes. Estábamos en un bar & disco llamado Zoo (o algo así) con Santiago, Diego y Reinaldo (de Bluff en español), y me agarro una descompostura horrible. Fue drástica la escapada al hotel... ¡me moría! Una hora después estaba con dos paramédicos en mi habitación. Me inyectaron una dolorosa inyección que me dejo con el culo roto literalmente. Una noche desastrosa.

Así comenzaba el día de la final. Obviamente dormí muy mal. Me desperté, comí algo con Santi (que pasó con 40 mil fichas aprox.) y nos fuimos a jugar. Todo empezó normal; no tuve muchas manos grandes y no arriesgue demasiado. Había un señor llamado ''Don John'' que apostaba todo en cada mano. Esto me obliga a jugar pasivo porque lo tenia a mi izquierda y debía cuidar mi rango de revires. Todo seguía tranquilo hasta que se me dio. Uno paga, el botón revira, y lo veo con mi 6-6. El flop cae {A-Spades}-{6-Diamonds}-{2-Spades}. Dije: "ésta es mi oportunidad". Habiendo unos 16 mil en el pozo, apuesto 8 mil. Alejandro, quien había pagado anteriormente, se retira y, como yo esperaba, el apostador inicial revira por 20 mil. Pago inmediatamente sin temer un proyecto a Color. Nada en el turn; paso y pasa. Y en el river se dobla un 2; ahora tengo Full y él unas 35 mil fichas aprox. Quiero que parezca un farol así que apuesto todo, luego de preguntarle cuánto le quedaba. Paga al instante con A-Q, y me hago de un montón de fichas.

Me cambian de mesa, y acá viene la caída de un gigante. Llego a la nueva mesa con 160 mil; el que más tenia estaba en 80/90. Empiezo a revirar muchas manos, pero cada vez que lo hacia alguien me apostaba su resto. Por suerte, llega el descanso. Cuando regresamos, en la primera mano, me toca Q-Q. Vuelvo a revirar, de nuevo alguien me apuesta todo, y esta vez pago sin dudar. Gustavo, mi oponente, muestra 9-9 (Gustavo vino durante el descanso y me dijo: "Nacho, deja de revirar. Siempre te apuestan todas sus fichas. ¿No lo ves? Yo le contesté: "No te preocupes. Cuando pague, lo voy a estar matando"). Obviamente le cayó el 9 en el flop y baje a 100 mil. Igual, todavía estaba por encima de la media, así que no me preocupé.

Unas manos después, tengo A-J. Reviro por 10 mil y un jugador apuesta su resto de 23 mil. Pago, tiene A-A; lógicamente, pierdo. Siguiente mano, tengo J-J. Gustavo apuesta 14 mil, reviro por 32 mil, y se va jugado. Lo pienso un rato, y me descartó. Luego, él confesó tener K-K. Ahora ya estoy en 55 mil, y las ciegas suben un par de veces más y me estoy quedando chico. A todo esto ya habíamos cobrado, así que dije: "mmm, me la juego". Subo a 20 mil y ¿quién dice: "all-in? Adivinen... sí, adivinaron, Gustavo. A esta altura estaba que volaba y pensé que era mejor buscar otra vez acrecentar la pila, que retirarme y jugar con poco (yo juego para ganar). Así que pagué, y ¿qué muestra? Sí, "American Airlines" o A-A... horrible.

Básicamente perdí todas las fichas contra él, me quede afuera, con diarrea, y muy caliente. Santi ni siquiera llego al dinero, perdió a tres puestos de cobrar, así que le tuve que dar el 20% de mis U$ 850, como habíamos pactado. El peor torneo. Pero bueh, a otra cosa mariposa, ya habrán muchos torneos más.

Moraleja de la experiencia. Cuando están teniendo una mala racha, o sienten que las cartas están contra uds. Pónganse de pie, vayan a caminar, tomen aire, hagan cualquier cosa, pero dejen la mesa por unas manos. Enfríense, es muy importante.

Esa noche termine de rumba con los venezolanos. Fuimos a todos los clubes de Medellín y la pasamos de pelos, así que me sentí un poco mejor al volver al hotel.

Una persona muy interesante que conocí fue Karlo Lopez, un gran jugador de póquer y ex-mago profesional, la verdad que este pibe es un "crack". Nos hizo unos trucos de magia la última noche que me dejaron boquiabierto. ¡Realmente impresionante! José Raúl afirma que hizo un pacto con el Diablo y la "Pepa" cree que se le puede meter en la mente. Yo solo se que es un GRAN MAGO.

Un viaje muy lindo a pesar de todos los percances. Si no fuera porque mi ''papá" me sacó siete partidos de ventaja jugando al Truco en el vuelo de regreso, hubiese sido perfecto.

Me olvidada... a todos aquellos que gusten de mucha acción en las mesas libres. Colombia es el lugar promesa.

Saludos.