Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Mundo Poker

Jugando Shorthanded

Compartir esto
189x230-img4670e263d5555.png
189x230-img4670e263d5555.png

Cuando un jugador entra a un salón, lo primero que tiene que hacer es poner su nombre en una lista para el juego que desea jugar. En general, cuando se lo llama, se tratará de un juego de 10 personas, pero no siempre es ése el caso. Algunas veces, el jugador encontrará que el juego es shorthanded. Y cuando esto sucede, deben efectuarse algunos cambios en la estrategia. Por short-handed, me refiero a situaciones con cinco o menos jugadores. Muchos creen que los buenos jugadores buscan este tipo de juego, porque en teoría es donde sus habilidades deberían de brillar. En mi opinión, esta teoría está acertada en cuanto al dinero, si el jugador tiene las habilidades apropiadas para ganar. Para quien no está familiarizado con el póquer, parece natural que cuanto mejor sea el jugador, más querrá jugar shorthanded, ya que su ventaja será mayor. Pero para comprender porque supuestamente un juego shorthanded es una bendición encubierta para un buen jugador, debemos entender por qué un buen jugador tiene ventaja sobre un mal jugador.
Una de las mayores ventajas que tiene el buen jugador es su juego pre-flop. El buen jugador no participa en muchas manos, especialmente en las primeras posiciones; el jugador malo sí lo hace. Considere una mano como K-10 offsuit. En un juego de 10 participantes, el buen jugador rara vez disputa un pozo con esta mano, salvo que este en la ultima posición y pueda hacer limp in o intente robar el pozo, o está agotado por sus blinds. Pero el jugador malo cree que K-10 offsuit es una buena mano, y la jugará desde cualquier posición, e incluso hará call a cualquier raise. Ahora, el buen jugador hace dinero del mal jugador a raíz de este fenómeno. Cuando el jugador malo entra con K-10 offsuit, el jugador bueno entró con A-K, K-Q, o incluso K-J. Como el buen jugador casi no jugará con un K-10 offsuit, lo contrario casi nunca ocurre cuando el jugador malo resulte tener un Rey mayor.

Pero ahora supóngase que el juego se ve reducido de 10 a 5 jugadores. Entonces resulta que el K-10 offsuit se convierte en una mano mucho mejor. Así que el buen jugador ajustará su juego y participará con esta mano, pero el jugador malo ya estaba usándola. En otras palabras, el jugador malo, quien jugaba muchas manos antes del flop, estará jugando correctamente porque se trata de un juego shorthanded. Así que, por muchas manos, tanto el jugador bueno y como el jugador malo estarán en la misma situación. Por ende, el margen que el buen jugador tenía por sobre el malo se disipa en estos casos.

Hay otros problemas cuando se juega shorthanded. Antes que nada, las blinds vuelven el doble de rápido. Esto significa que uno debe poner el doble de dinero en juego cada hora sin siquiera ver las cartas primero. Lo malo es que si uno continúa jugando tight, y no recibe suficientes manos de calidad para ver el flop, sencillamente las blinds le comerán su dinero. Esto significa que tendrá que jugar manos marginales. Y cuando uno tiene que jugar más manos, dos cosas suceden, y ambas son malas.

Primero, como se dijo anteriormente, su juego pre-flop comienza a parecerse al de los demás. Segundo, cuando se muestra el flop, uno se encontrará involucrado en situaciones más marginales. Y tendrá que jugar todo tipo de manos, tales como un par medio con un kicker bajo, por dos razones. Número 1: porque todos están jugando loose, y usted podría tener la mejor mano. Número 2: porque al tener pocos oponentes, habrá mucho más bluff y tiene que mantener a los oponentes honestos de vez en cuando. También será más difícil reconocer si uno está liderando o "pescando".

Hay una gran diferencia entre un juego en el que participan 10 jugadores y sólo tres ven el flop, a un juego de 5 en el que también tres ingresan. En promedio, los tres que quedaron de los 10 tendrán mejores manos que los tres que quedaron de los 5. Además, muchos jugadores harán raise con manos con las que solo harían limp in en un juego de 10. Por ejemplo, A-10 offsuit es generalmente una mano para hacer limp in, pero en shorthanded se convierte en una mano para hacer raise. Esto significa que hay más raise en cada pozo. Así, que en un juego shorthanded, uno tiene el doble impacto de jugar más manos en pozos con más raise. Teniendo que poner más dinero en blinds, jugando manos marginales, y pagando varias apuestas para llegar al flop. Esto significa que estará arriesgando más e incurriendo en mayores fluctuaciones. Esto justifica que la mayoría de los experimentados jugadores en límites medios y bajos sencillamente evitan jugar shorthanded.

Y aún así, habrá ocasiones en las que se encontrará jugando shorthanded por un breve periodo de tiempo. Entonces, mi consejo es que se acostumbre a los cambios de los que hemos hablado, y deje que los jugadores con poca experiencia se preocupen acerca de lo que tienen que hacer.