Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Mundo Poker

Cambiando el Límite

Compartir esto
179x230-img466d183c46bc2.png
179x230-img466d183c46bc2.png

Un buen jugador de póquer siempre necesita saber cuándo es tiempo de pasar el cambio, ya sea un jugador tight, aggressive, passive, loose, que hace bluff o que no los realiza. Si uno siempre juega a la misma velocidad, o sea al mismo ritmo de apuestas, probablemente será un perdedor, a menos que esté jugando con un grupo de jugadores débiles (lo cual es lo mejor que le puede pasar, pero esa es otra historia). Los jugadores más experimentados reconocen esto, y por tal no siempre juegan a igual velocidad. A veces cambian por cuenta propia y otras porque la vida los ayuda. Dos ejemplos: un jugador con poco efectivo ralentizando a un jugador que va a tomar acción, o un jugador tight que quizás ha tomado algunas copas de más.

Desde ya es mejor cambiar por decisión propia que por accidente; algunas veces, estos últimos pueden ayudarle, pero usualmente si no cambió la marcha conscientemente, ese ruido estridente que escuche será su presupuesto fundiéndose.

Existe otro cambio que los jugadores enfrentan y del que generalmente no son adeptos. Este cambio ocurre cuando cambian de límite. Por ejemplo, si un jugador 5/10 cambia a partidas 15/30, notará rápidamente que se juega de diferente manera. En mayor parte porque los jugadores harán más raise, y en promedio menos jugadores verán el flop. Esto sucede porque en 15/30 el nivel de jugadores cambia y uno encontrará más profesionales en la mesa. No toda la mesa, pero más que seguro que alguno de ellos jugará para vivir.

Un jugador podría tener problemas yendo en cualquiera de las dos direcciones. El jugador 5/10 tratando de jugar 15/30 seguramente se sentirá intimidado por la cantidad de dinero en riesgo. Si el jugador 5/10 suele jugar demasiadas manos, esa intimidación no será necesariamente algo malo: esto mejorará su juego. En general, sin embargo, si alguien juega asustado, no jugará bien - esto significa obtener el máximo provecho de las buenas manos haciendo bet y raise. Además, quien juega con miedo fácilmente es retirado de un pozo victima de un bluff.

Si el jugador 15/30 es quien baja al límite 5/10 también tendrá problemas. Lo más probable es que no respete el valor de las fichas. Acostumbrado a hacer bet por $15, los montos menores no le parecerán gran cosa. Al tiempo que no respetará a los oponentes, asumiendo que si juegan en 5/10 no deben ser tan buenos como aquellos que enfrentaba en 15/30.

Como resultado, el jugador 15/30 que baja probablemente participe de demasiados pozos y sobrevalúe manos como AK offsuit que solían ser muy rentables contra dos o tres oponentes en juegos más grande, pero que tienden a meterle en problemas contra cinco o seis jugadores en límites menores. Para peor, cuando el jugador 15/30 pierda con su A-K offsuit contra alguien jugando 2-5 offsuit en una de las primeras posiciones, estará más vulnerable a ponerse en tilt y tratar sus fichas aun con menos respeto, probablemente tratando de intimidar a una mesa llena de gente nueva en el juego.

La moraleja de la historia: tenga mucho cuidado cuando cambie de límite. Algunas veces, las preocupaciones financieras o las posibilidades de juego lo obligarán a cambiar aunque no quisiera. Para hacerlo exitosamente, usted deberá comprender que no sólo los estilos de juego serán diferentes en el nuevo límite, sino que también deberá adaptarse emocionalmente. Deberá sentarse y conversar consigo mismo, antes de comenzar, acerca de lo que probablemente será distinto en el juego, y qué debería hacer al respecto. Cuando se encuentre en el medio de una mano, será demasiado tarde para hacerlo.