Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker Plus | Mundo Poker

¿Desea Ser Profesional?

Compartir esto
200x91-img4614ea7b7a2a9.png
200x91-img4614ea7b7a2a9.png

A través de los años, he hablado con algunos jugadores de póquer y muchos se imaginan convirtiéndose en jugadores profesionales. Sueñan con dormir hasta tarde, no tener que responderle a un jefe, ni depender del reloj, además la idea de hacer mucho dinero es demasiado buena como para conformarse pensando que sólo es una fantasía.

Los que lo intentan, están dando un paso más para realizar ese sueño. Pero es cierto que sólo unos pocos lo alcanzan. Como dice el refrán: "Es un camino difícil el de llevar una vida fácil". Quienes lo logren llevarán un estilo de vida como ningún otro. Imagine despertarse cada día y que su primer pensamiento sea si hoy va a trabajar o no. Y si se trata de ir al casino, entonces debe decidir a dónde ir a trabajar; si vive en Las Vegas o en el sur de California tendrá varias opciones. También podrá vestirse como le plazca, almorzar cuando lo desee, y terminar el día de trabajo cuando le parezca. Habiendo dicho esto, hay otros factores a considerar cuando se decide jugar para vivir.

Antes que nada, uno debe ser un muy buen jugador. Aún si esto suena como sentido común, mucho no entienden lo que esto implica. Esto es algo que sólo puede ser revelado luego de un tiempo... luego de mucho tiempo. Uno debe saber cuál es el poder de ganancias que tiene en un tiempo determinado, por lo menos durante el curso de un año. Esto significa 40 horas a la semana, cada semana. Muchos jugadores obtienen un éxito inmediato cuando juegan al póquer; pero su confianza puede llegar a niveles poco saludables, creyéndose mejores de lo que son. Eventualmente, sucede lo inevitable y pierden todo, hasta la posibilidad de que su sueño se haga realidad. Recuerde que por muy bueno que sea, nadie gana todo el tiempo; todos ganan y pierden. Pero un profesional sabe cómo obtener lo máximo cuando gana y también limitar las pérdidas.

La segunda habilidad que debe tener un profesional es manejar bien el dinero. Esto significa que el dinero que uno gane sea utilizado también para cubrir los gastos. Por ejemplo, si uno juega $20-$40 Hold'em, uno debería esperar ganar un big bet por hora, o sea $40. Esta es su ganancia, y debería depositarla en un banco todas las semanas. Con ese dinero uno debería poder vivir y pagar las cuentas. Lo importante es que, se haga lo que se haga, el dinero debe salir del banco para pagar los gastos personales y NO de la cuenta de póquer. Ésta se debe utilizar tan sólo para jugar al póquer y no para necesidades azarosas de la vida cotidiana.

Como estimativo la cuenta de póquer debería constar de 300 big bets. Entonces, jugando $20-$40, uno debería de tener en la cuenta al menos unos $12,000. Esto le asegura su supervivencia cuando tenga una mala racha. Pero recuerde, cuando tenga una mala racha y su cuenta disminuya a $8000 o $9000, ya no tiene suficiente dinero para jugar $20-$40, así que baje de límite. Dar un paso hacia atrás es crucial y es el tipo de disciplina que se requiere para progresar. El ego ha destrozado a muchos jugadores de póquer a través de los años, no deje que le suceda a usted también.

Finalmente, (en mi opinión), lo más importante para convertirse en un jugador profesional es amar el juego. Eso no significa que uno deba amar "jugar", sino también todo lo referido al póquer y aquello que pueda convertirlo en mejor jugador. Hay que verlo como cualquier otro trabajo: si no le gusta, puede volverse muy arduo rápidamente. Además, el póquer es un trabajo único porque requiere que uno esté emocionado de ir a trabajar. Si uno juega mecánicamente perderá de ganar mucho dinero necesario para cuando llegue una mala racha. Si a uno no lo emociona la idea de ir a un casino, entonces el póquer no es una opción. Pero si realmente cree tener lo que se necesita para ser un profesional, hágalo. Y, por las dudas, mantenga su trabajo diario hasta que se asiente en el juego.