Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Línea | Guía Poker Online

Principiantes 101

Compartir esto
340x221-img45acedd2c1d71.png
340x221-img45acedd2c1d71.png

Si es tu primera vez en una mesa de póquer, la experiencia puede llegar a parecer abrumadora. Las fichas, las cartas, los jugadores, cómo mirar tu mano sin mostrársela a todos los demás, actuar por turnos, y las otras sutilezas que quisieras saber pero de las cuales no escuchaste aún.
Puede que hayas leído algunos libros, jugado en casa con amigos, o hasta haber jugado a través de Internet, pero la experiencia en la mesa es una parte del póquer que debe ser experimentada para ser apreciada.

¿Por qué la mayoría de las personas juegan al póquer? Es una experiencia social. A cualquier hora del día es posible acercarse, sentarse, y compartir la mesa con los demás, dejar cuando quieras, y hasta probar tus habilidades llevándote su dinero de vuelta para tu casa... todo en un día de póquer.

Algunas veces es duro vencer a alguien que se encuentra sentado al lado en la mesa desde hace un par de horas, especialmente si ellos no ganaron ninguna mano. De alguna manera, ya se han hecho amigos, pero debes vencerlo... podrías hasta sentirte culpable de llevarte su dinero. ¡Supera eso inmediatamente! El póquer es un juego. Las fichas delante de ti mantienen el puntaje. Recuerda que pagaste por tus fichas.

Para jugar al póquer, y jugarlo correctamente, tienes que jugar tu mano. Si eliges hacer check con un amigo porque no quieres llevarte su dinero, él puede llegar a tener una carta extra que te gane. Siempre juega tu mano. Si lo haces, y pierdes, aún así jugaste bien. Cuanto más juegues al póquer, más te darás cuenta lo valioso que es jugar bien. Nunca arriesgues más dinero en la mesa del que puedes permitirte perder. Nadie tendrá en mente la idea de regalar su dinero, pero perder es parte del juego. Y para que alguien gane, otro deberá perder.

Siempre es buena idea mantener un registro de tu juego: los montos de buy-in, game limits, cash-outs, cambios de mesa, y hasta notas sobre las personas con las que uno jugó. Mantener un registro te dará la información acerca de tu juego a corto y a largo plazo.

Muchas personas cometen el error de justificar su juego en base de lo que ganaron o perdieron. Un registro te mantendrá en el camino correcto. Nunca juegues con poco dinero. Siempre debes tener suficiente dinero en la mesa para jugar una mano si te llega a tocar. De otra manera, te estará costando dinero el perder fichas al jugarlo todo.

Nunca te sientas extraño por agarrar tus fichas y dejar el juego. Si no te gusta la velocidad del juego o el juego en sí, déjalo. Es mucho más fácil volver a jugar en otro momento, sabiendo que uno controlaba el juego cuando lo dejó. Aún teniendo un mal día, es mejor agarrar las últimas fichas y dejar el juego antes que esperar una mano más. Y aprender a irse con las fichas es uno de las mejores formas de comenzar tu carrera como jugador.

Por último, pero aún así lo mejor... siempre hay que divertirse.