Cookies on the PokerWorks Website

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website. If you continue without changing your settings, we'll assume that you are happy to receive all cookies on the PokerWorks website. However, if you would like to, you can change your cookie settings at any time.

Continue using cookies

Noticias Poker | Poker En Línea | Guía Poker Online

Consejos para Jugar al Póquer

Compartir esto
340x226-img45acef3bb2c3e.png
340x226-img45acef3bb2c3e.png

¿Cuántas veces ha transcurrido toda una sesión de póquer sin recibir siquiera una sola mano jugable? Para peor, la misma situación se ha repetido tantas veces que uno comienza ha preguntarse si alguna vez saldrá de esa "zona de cartas muertas". A esto hay que sumarle el factor de que en todas las sesiones de "cartas muertas", que puestas en línea le darían la vuelta al mundo, hay sesiones intermitentes en las que se reciben todas las manos premium, que por si no lo saben son A-A, K-K, A-K suited, etc., aquellas que se destacan de las demás cuando miramos nuestro bolsillo. Pero resulta que las manos premium son pisoteadas como si una manada de búfalos salvajes pasara sobre ellas. Al final, es una línea interminable de cartas malas, un par de cartas buenas, ver como éstas pierden y volver al estancamiento de cartas malas. Alguno se replanteará que lo hizo pensar que podía vivir del póquer. Otro tal vez ya sea profesional, ha sobrevivido a todas las tormentas, adquirió la habilidad necesaria para jugar en limites mayores y sabe jugar con cualquier carta que le toque (no importa que tan malas sean); simplemente se sienta a jugar sabiendo que va a salir de la "oscuridad" siempre y cuando siga jugando su mejor juego. Si este es el caso, este artículo reforzará cualquier duda que aparezca cuando llega la "zona de cartas muertas" y parezca no irse jamás.
Si es un jugador nuevo tal vez no ha tenido la oportunidad de experimentar la "zona de cartas muertas" en toda su esplendorosa tristeza y desesperación. Tal vez este demasiado ocupado aprendiendo los matices del juego, tratando de dominar las apuestas y viendo como otros jugadores juegan, por lo que no se ha concentrado demasiado en las manos que le dan. Simplemente elige jugar un montón de manos, porque es divertido estar en medio de la acción.

Si ha estado jugando póquer hace algunos años y ha tenido que bajar en cuanto a límites (tal vez comenzó demasiado alto), va a encontrar que este artículo le abrirá los ojos a algo que usted mismo se ha creado. Nunca es demasiado tarde para cambiar su estilo de juego y el modo en el que analiza su juego durante y finalizada la sesión.

Una regla básica del póquer es que todos los jugadores atraviesan una "zona de cartas muertas". Si usted cree que el póquer es todo suerte, tal vez el enemigo sea usted. Sí, la suerte es un factor enorme del juego. ¿Pero que otros factores hacen al juego? La complejidad del juego esta dada sobre todo por el límite. Cuanto más bajo es el límite, mayor cantidad de jugadores se sumaran al pozo ya que solo cuesta $2 o $4 o lo que marque el límite hacer call. Tenga en cuenta que los límites bajos son los más ásperos y que siempre estará enfrentando a un mayor número de jugadores cuando haga raise con sus manos premium. El factor suerte es mucho mayor ya que no se puede achicar el "campo" con un raise (haciendo que algún jugador se retire) sino que esta invitando a todo el mundo a "bailar". Hay, en ocasiones, juegos de límites altos donde todo el mundo esta dispuesto a "bailar" y se juega en la "dimensión de la locura" con todo el mundo tirando fichas desde sus asientos. Pero esto pasa más comúnmente en los juegos de límites bajos. Donde también se juegan manos contra diez personas, mientras que en los límites altos tal vez se juegue short handed o heads-up. Por lo tanto cuando menor el límite, mayor el "campo".

No crea que por jugar en límites mayores mejorara su juego o las oportunidades de tener sesiones ganadoras. Podría significar el fin de su bankroll o de la diversión que encuentra en el póquer si lo hace antes de estar completamente preparado. Muchos jugadores de límites bajos dicen: "Tu no hubieras jugado esa mano en límites altos". Esto es completamente falso. Si pudiera ver todas las manos que se juegan en todos los límites del juego, en muchas manos ocurriría lo mismo, lo único que varía es el límite.

¿Cómo puede ocurrir esto? ¿Y qué es una mala mano? ¿Qué pasaría si mis cartas nunca cambian? ¿Cómo podría ganar un pozo alguna vez? ¿Y cómo designa usted a un mal jugador? Antes de poder responder a cualquiera de estas preguntas, usted debería poder plantarse en su interior y evaluar a fondo la manera en que juega, sus pensamientos cuando se sienta a una mesa, el porqué de estar en esa mesa, cuáles son sus objetivos y cómo va a encarar una mano perdedora o una sesión perdedora y sobre todo, como planea progresar en el póquer.

Si usted está en la mesa simplemente para jugar y tirar las fichas por el aire, entonces no hay motivo para hacerse las preguntas anteriores. Si usted está tratando de mejorar su juego y planea jugar para tener un ingreso adicional, realmente necesita adentrarse en si mismo para prepararse para el juego.

Lo primero y ultimo que debe recordar es que todos pasan por una "zona de cartas muertas". Lo más importante es saber como sobrellevarlo. Va a ser golpeado, de eso puede estar seguro jugando al póquer. La pregunta es: ¿Cómo lo va a sobrellevar? ¿Se basa todo en la suerte? ¿Es sólo una parte del juego? ¿Debería tomarse un descanso? ¿Sabe ordenar sus emociones y poner al póquer en una perspectiva apropiada en su vida? Si ha contestado que sí a alguna de las preguntas anteriores, usted sabe cuál es, entonces usted es el enemigo. Usted se está derrotando a si mismo antes de sentarse en una mesa a jugar.

Usted debe poder escapar a la paliza que le darán sus pensamientos cuando vea a alguien ganar un pozo monstruoso solamente con un 2-3 off suit. Estos pensamientos lo embotan, haciéndole perder la perspectiva en cada apuesta hasta llegar al river y encontrarse con un doble par que aplasta a sus cartas premium. Y se vuelve más doloroso cuando la escena se repite hora tras hora, a veces durante semanas.

La verdadera habilidad en el póquer es saber que si continua dando lo mejor de si, prevalecerá. Tal vez tenga largos periodos en los que se sienta a la deriva, arrastrado por la corriente, pero si continúa jugando su mejor juego, seguramente saldrá de la "zona de cartas muertas" y sobrepasará el bloqueo mental que le impide convertirse en un profesional. Tenga en cuenta que jugar bien no necesariamente significa recibir cartas premium, tiene que ser capaz de compensar su juego para poder JUGAR AL JUEGO.

Comience un nuevo día cada vez que se sienta a una mesa. No permita que la tristeza o el humor sombrío de sesiones anteriores influyan cómo jugará hoy. Marque al resto de los jugadores de la mesa como "el enemigo" y táchese usted de la lista.